27/8/07

La acción liberal en la realidad balear, por François Uyttebrock.

El pilar liberal.
El liberalismo no es una opción política coyuntural, nacida de circunstancias o problemas particulares, pero una opción política estructural que forma parte constante de la estructura misma de la Democracia. Y todavía más en este caso puesto que es el inventor de ella.
Esto quiere decir que donde el Liberalismo no se encuentra representado, la democracia claudica visto que le falta uno de sus pilares fundamentales.
Este análisis es válido tanto para Mallorca y el resto de las Baleares como para toda España.
- - -
Consecuencias de la ausencia liberal.
Estas ya han sido experimentadas de sobra en el caso particular de nuestra Isla.
Una Derecha y una Izquierda (las izquierdas para algunos autores) se disputan el poder, pero como ninguna de estas fuerzas obtiene la mayoría de gobierno, se ven obligadas a requerir uno o varios de los complementos políticos coyunturales, esto es, a entidades sin otro objetivo que el plazo muy corto, incluso en ciertos casos concretos, el único interés material de sus líderes y de su clientela de clanes.
Estas mini formaciones esparcidas que, en su mayoría sólo tiene de partido el nombre, por su complementariedad indispensable se aprovechan de la Democracia, abusan del Electorado y corrompen el clima político trayendo a la vista de todos los chismes que los han permitido auparse.
Y, claro está, generalizan el conjunto de la Comunidad estas cuestiones parciales, vitales para su presencia, teniendo cuidado en no resolverlas nunca pues solventarlas llevaría ipso facto a su propia desaparición política.
Al contrario, se les ve reitaradamente obligadas a inflar por todos los medios su propia problemática (p.ej. lingüística) o saltar de problema en problema con el fin de exasperar a la Opinión pública (p.ej. la inmigración; la seguridad ciudadadana, etc.).
Y siempre, sin ideas reales para soluciones...
Ciertamente, y no es a su favor, tal desviación perversa de la Democracia no podría tener lugar sin la complicidad activa de las dos grandes formaciones de Derecha y de Izquierda, en requerimiento de complementos. Falla totalmente la fuerza moral de entenderse entre ellas sobre el uso ético que conviene hacer con los complementos de la mayoría.
Al contrario ejercitan para con sí mismas una sobrepuja demagógica humillante.
- - -
La solución liberal.
Esta situación ha provocado que nuestra isla entre en el sociológicamente bien conocido ciclo disfuncional en el cual la Política crea más problemas de los que resuelve.
Lo que va en sentido opuesto a su función.
Además, si tal situación perdura por demasiado tiempo, puede abrir la puerta a todo tipo de aventuras: ha sido muy a menudo en la Historia, el escalón de los "hombres providenciales"...
Por lo que respecta a nosotros estamos convencidos de que la presencia de un partido liberal ideológicamente claro y conocido, teniendo el sentido de la Ciudad (o sea, responsable) evitaría los errores de una Derecha y de una Izquierda obsesionada por el Poder o, por lo menos, los volvería inexcusables a los ojos de la Opinión Pública. Es decir, insostenibles ya que penalizados electoralmente.
De hecho nos proponemos devolverle a la Democracia su tercera vía de referencia que le falla: el Liberalismo.

No hay comentarios: