28/8/07

Los periódicos digitales "Ciutat.es", "España Liberal","Baleares Liberal" y "Diariodemallorca.es" recogen la noticia de nuestra Constitución.

Y les estamos agradecidos por ello. Resulta especialmente reconfortante comprobar la repercusión que está obteniendo la constitución del Proyecto. Pretendemos intervenir en la conformación del sistema, de tal forma que, todo hombre con pretensiones políticas de encarnar esta opción liberal debería ser capaz de enumerar cinco criterios, esenciales a la expresión exacta del liberalismo:
1.- La separación de poderes de Montesquieu (1748).
2.- La delegación temporal del Poder general por parte de los ciudadanos electores, en origen detentores de este poder.
3.- La organización de elecciones libres con frecuencias regulares y espaciadas legalmente.
4.- El respeto del derecho de cada uno a la propiedad privada, tanto material, intelectual, como moral.
5.- Y, consecuencia lógica de lo anteriormente expuesto, una clara diferenciación entre lo Civil y lo Religioso (lo que no implica hostilidad alguna para con este último).

La Historia ha demostrado que estos cinco criterios son imprescindibles para la expresión de la Democracia: los Marxistas incluso se vieron obligados a someterse a ello (la Social Democracia europea) o irse (el comunismo en Rusia y los antiguos satélistes de la extinta URSS).
Pero el Liberalismo, no es simplemente un sistema político. Ni, menos aún, un sistema exclusivamente económico. Es, ante todo, (y en este sentido, como el Socialismo) una visión particular del hombre.
- - -
No se puede resumir el Liberalismo en uno solo de sus componentes en detrimento del conjunto de los otros, ya sea por pereza, ignorancia o mala intención. Pero esta recomendación no es propia del dominio liberal: sería intelectualmente injusto resumir el Socialismo solamente al "capitalismo de Estado", a las "nacionalizaciones".
- - -
De hecho Liberales y Socialistas fundan y justifican sus totalidades respectivas dentro de la complejidad del Hombre, que tienen como finalidad común.
No divergen (o se oponen) pues en el objetivo pero en los medios para alcanzarlo: o más concretamente, en la elección de esos medios.

No hay comentarios: