2/9/07

Nuestro posicionamiento como liberales sobre la polémica suscitada en las Islas Baleares entorno a su lengua.

Como liberales defendemos la libertad de expresión en aquellas cuestiones que no estén sujetas a una formalidad oficiosa, el Estado y los colectivos no deben inmiscuirse en la conducta privada de los ciudadanos y en sus relaciones no-mercantiles. A día de hoy los partidos políticos institucionales se limitan a la discusión sobre la preponderancia de alguna de las lenguas cooficiales, esto es -según el vigente Estatuto de las Islas Baleares que tendremos que modificar- el castellano y el catalán. Esta medida, aplicada en cualquiera de sus extremos, ya sea porque se imponga el catalán o el castellano suscita controversia y enfrentamientos de todo tipo, ajenos en cualquier caso a la razón científica y lo que es más grave, a la razón social y comunicativa.
- - -
"Com a lliberals defensam sa llibertad d´expresió d´aqueixes cuestions que no estiguin subjectes a una formalitat oficiosa, l´Estat i els colectius no han de ficarse a sa conducta privada dels ciutadans i en les seues relacions no-mercantils. Ara per ara els partits polítics institucionals domés discuteixen sa preponderància de qualque de ses llengos cooficials, aixó és -segons es vigent Estatut d´Autonomia de Ses Illes Balears que haurem de modificar- es castellá i es català. Aquesta mesura, aplicada en qualsevol dels seus extrems, ja sigui perque s´imposi es català o es castellá fa sorgir sa controvèrsia i confrontaments de tot tipus, diferents en qualsevol cas a sa raó científica i més greu encara, a sa raó social i comunicativa." (1)
* * *
Sucede que, se imponga la lengua que sea, ninguna de las dos es la balear o mallorquina, es decir, la lengua de uso de las Islas Baleares, incluyéndose bajo la generalidad de balear cualquiera de sus variantes territoriales. Luego está claro que la lengua está adscrita al territorio en el que se habla y, en consecuencia, a las personas que viven en él. Lo cual nos lleva, inevitablemente, al profundo respeto y consideración que se debería tener por todos ante la lengua que se habla en las Islas Baleares, el balear o mallorquín. Sin embargo, nada más lejos, oficialmente esta lengua no está reconocida por diversos motivos. El primero de ellos tiene que ver con la idea histórica de pertenencia a una región mayor, a los denominados Países Catalanes, cuyo idioma es el catalán. Este sometimiento a los Países Catalanes no deja de ser artificioso, ya que en la actualidad su área de influencia es puramente teórica, limitada a cuestiones lingüísticas e idiomáticas que, en el mejor de los casos, reconocen modalidades o dialectos del catalán -lo cual se pone constantemente en tela de juicio por la población balear, intransigente en muchos casos con la interpretación histórica que se ha dado en favor del expansionismo catalán y, menos favorable aún a una supuesta convergencia futura con estos países debido, sobre todo, al hecho diferencial cultural. De hecho, Valencia se ha autoexcluido de esta clasificación histórica por la disconformidad de buena parte de sus pobladores, que no ven en el catalanismo ni en Cataluña un referente superior al propio.
- - -
Según lo expuesto, y siendo ahora oficialistas también, las Islas Baleares pertenecen a España y, lo lógico y legal sería que, aclarado el respeto máximo por la lengua autóctona o vernácula, se compaginara su uso con el del castellano, por tratarse el castellano de la lengua vehicular en la que cualquiera, esté aquí de paso o de por vida tiene derecho a entender y a expresarse, sobre todo si tenemos en cuenta que el español facilita el entendimiento con extranjeros de cualquier otra nacionalidad, además de que ayuda a conformar un criterio igualitario de la enseñanza en una lengua que comparten el resto de españoles en igual medida.
- - -
¿Cuál es entonces el gran inconveniente para que éso sea así? Hay varios, uno de ellos es la subvención institucional que proviene de Cataluña directamente y que favorece a muchos sectores, incluso a aquellos que deberían ser autónomos y propiciar el debate científico sobre el origen y evolución de la lengua, como es la Universidad de las Islas Baleares; luego está el querer compartir el ascendente económico que representa Cataluña en toda España e internacionalmente y, finalmente, el que no existe más que tradición oral de la lengua balear, son muy pocos los mallorquines que conocen que existen diversas gramáticas que recogen en buena medida toda la riqueza y matices de nuestra lengua propia y en las que habría que avanzar mucho más para encontrar la unidad gramatical balear, sin desfavorecer a los distintos autores mallorquines que se preocuparon en la recopilación de los términos isleños y en la creación de unas normas de escritura que no supongan un estancamiento en siglos pasados ni dificultades o complejidad añadida en las grafías a la que ya de por sí existe, al tratarse de una lengua que durante la etapa del franquismo no tuvo continuidad por escrito, únicamente tradición oral.
- - -
A nivel político, el PSOE-PSIB es servidor de las tesis catalanistas más radicales, aquellas que pretenden la imposición del catalán y la adscripción de las Islas Baleares a los Países Catalanes, lo cual ha permitido que el Partido Popular se erija en este momento como defensor del castellano, siendo tibio, enigmático, ambiguo y acomplejado cuando en lugar de defender en igualdad de condiciones al mallorquín o balear se limita a decir que IB3 debería emitir sus programas en el catalán propio de las Islas Baleares. Una lección ésta que parece ser no quieren asumir, a pesar de que les costó un buen número de votos en las últimas y recientes elecciones. En consecuencia, no hay en este momento un solo partido político institucional que defienda, abiertamente, la lengua balear.
- - -
Vista esta situación y ateniéndonos a la necesidad de proteger el bilingüismo castellano-balear, por tratarse de una cuestión de pura tradición que excede a cualquier voluntarismo, ya sea político o particular, el Proyecto Liberal Balear ha decidido defender la lengua propia, de uso en las Islas Baleares, esto es el mallorquín o balear, procurando para ello su promoción y conocimiento a todos los niveles en las Islas Baleares, en consonancia con el castellano que, como hemos explicado, debe seguir manteniendo la importancia de ser la lengua que vehicula a todos los españoles, sin excepciones.
- - -
Los Tribunales de Justicia lo tienen muy claro, la lengua pertenece al pueblo que la habla, pudiendo articularse su identidad a través de la política, lo cual nos habilita a defender estas tesis, que estamos seguros que comparten muchos mallorquines y castellanos, estén en el partido político que estén en este momento (Cfr. artículo de prensa: "De la unidad lingüística a la uniformidad pancatalanista" http://www.elmundo-eldia.com/2007/09/04/opinion/1188856806.html.)
El Partido Liberal tiene que recuperar su terreno en las Islas Baleares y en España, muchos de Uds. -liberales sin saberlo aún- pueden concordar con nosotros. Si es así, anímense y ayúdenos a hacer grande este partido, siguiendo la estela del liberalismo europeo, donde nunca se perdió la tradición liberal y sus soluciones democráticas.
- - -
Estamos seguros de que los mallorquines no cumplimos con el estereotipo que nos han hecho creer interesadamente, ahora se trata de que Uds. tengan fe en este Proyecto. Sabemos que nos critican y mucho, pero también sabemos de dónde provienen esas críticas, así que defiendan con nosotros su ideal y principios, el Proyecto Liberal está abierto a todos Uds. para ello.





(1) He fet sa traducció d´aquest paràgraf d´acord es meus coneixements acadèmics, amb petites concesions salades. Aquest és un problema gramatical que tenim tots es mallorquins i que hem de resoldre junts. En es futur procurarem tenir ses traduccions segons ses prescripcions de ses gramàtiques balears editades.

No hay comentarios: