25/11/07

Las medidas electoralistas del PSOE y del PP contra la violencia machista son insuficientes. Un error puede corregirse con independencia y libertad.


El PSOE reclama la implicación de toda la Sociedad contra el machismo, bien. Y la del Estado ¿dónde está?
La Justicia y los medios de los que dispone para impartirse, en los que se está realizando una inversión de recursos públicos sin precedentes, deben ser eficaces para ser creíbles en la evaluación de los resultados; pero la primera línea de defensa contra la violencia de género no es la Justicia, sino las medidas sociales y económicas que promuevan la igualdad de género real y la libertad de la mujer y del hombre. Para ello es necesario aprobar leyes realistas y eficaces, no electoralistas a cargo del erario público. Por su parte, las soluciones que propone el PP parecen encauzadas más bien al general de la población, que escucha sin concretar que se le bajan impuestos, que se endurezcan penalmente las leyes para los violentos, también muy bien; pero nadie habla de igualdad de salarios antes que de rebajas fiscales, de medidas del Estado para garantizar que la mujer pueda ser libre e independiente en el caso de que se haya equivocado con la pareja de su elección, medidas que proporcionen los medios, la libertad y la seguridad que la mujer no tiene, para que no dependa ni psicológica ni económicamente del maltratador. El machista evidencia esta conducta en todos los ámbitos de su vida, efectivamente, es la concienciación social la que cada vez le justifica menos; pero si proteger a la mujer tiene que ver en parte con la Justicia, solucionar el problema de raíz tiene que ver con la Sociología y la ayuda económica justificada en cada caso concreto a las víctimas. La izquierda tiende a asumir como una lucha propia el discurso sobre la resolución de los problemas de género; pero no puede tratarse todo igual, ante las dificultades, ante las lacras, no siempre debe ser la Sociedad la que responda, una lógica que funcionó bien en la España de los años 80; pero que ahora, en el 2007, es el Estado el que no está haciendo su trabajo. Así, vemos un Zapatero en campaña electoral enérgico en el problema de la violencia de género y débil en el discurso contra el terrorismo ¿por qué?. El PSOE y el PP representan dos modelos ideológicos obsoletos para afrontar los problemas endémicos de nuestra Sociedad, en los que no intervienen de manera suficiente, esperando su resolución social en el largo plazo, a través de la concienciación. El concepto de libertad no es pleno en España como en el resto de países europeos, el Liberalismo sociológico nos hace falta. En estas elecciones tanto PSOE como PP no tienen competencia; pero los ciudadanos saben cada vez más cuándo se les convence únicamente para el voto. Desde nuestra óptica liberal y gracias a los buenos vientos para nuestro Proyecto Liberal, el Liberalismo sociológico y económico en España debe servir a la consecución de las libertades del humano desprotegido que nunca han existido en nuestro país de igual manera que en el resto de la Europa Occidental, son insuficientes. Hoy es el día contra la violencia de género y lo que subyace en ella es la falta de igualdad de género.
Inminente reforma en 2008 de la Seguridad Social. Desde 1.978 han existido vacíos legales para las parejas de hecho que, por ejemplo, no tenían derecho a la pensión de viudedad en el caso de fallecimiento, con o sin hijos, de un miembro de la pareja. Información publicada: http://www.elcomerciodigital.com/gijon/20071123/economia/congreso-amplia-pensiones-quien-20071123.html

No hay comentarios: