3/12/07

Preocupante abolición de la oposición liberal en Rusia y Hugo Chávez sufre las primeras consecuencias de su pérdida de credibilidad.

Este lunes estamos viviendo una alta actividad política, aunque no han pasado todavía los tres días desde que falleciera asesinado el guardia civil Raúl Centeno y de que no sabemos todavía cuál va a ser el desenlace de su compañero. En otro tiempo el asesinato de alguien a manos de ETA significaba respeto y paralización política, hoy los nacionalistas salen a la calle tensando la cuerda para reivindicar que son una nación y desde las filas socialistas se sigue trasladando a la población la idea de que "aquí no pasa nada", los españoles no perciben problemas de convivencia con el País Vasco y Cataluña y, por lo tanto, no los hay. Tampoco hay que obviar el dato de la cada vez mayor violencia en las calles y por cualquier motivo, no sólo porque ETA vuelva a matar, sino porque cada vez son más los que están dispuestos a hacerlo a poco que consideren que tienen motivo y "aquí no pasa nada".

En el plano internacional es muy preocupante, o por lo menos así lo vivimos como liberales, el hecho de que en Rusia la representación liberal oponente que no ha alcanzado el 7% de los votos haya pasado al ostracismo directamente. En Venezuela, por el contrario, ya se ven los efectos de la falta de credibilidad de su Presidente, empecinado en pasar cuentas con nuestro país por lo ocurrido con S.M. el Rey. Al respecto y tal y como en su día señalamos nuestro pleno apoyo a S.M. pues aunque las formas protocolarias no fueron las adecuadas no se podía actuar de otra manera ante un Jefe de Estado de Venezuela que no respeta a nada ni a nadie. Resultó patético comprobar cómo Hugo Chávez, el día siguiente, ante sus acólitos gritaba con el móvil en la mano "es Fidel", "es Fidel", en un intento de recuperar ante los suyos la credibilidad que pocas horas antes le había arrebatado de un plumazo el Rey de España. La actitud de los medios españoles ante las afrentas constantes es la correcta, callar e ignorar para seguir como estábamos; pero hay cosas que deben decirse, sobre todo cuando con ello se defiende a España, que es lo que hizo nuestro Rey, saltándose el protocolo como en tantas ocasiones hace y que tanto le agradecemos los españoles cuando lo hace. Escribir estas líneas estando el luto presente de un Guardia Civil español nos duele, pero la actividad frenética en la política continúa, sin digerir lo más elemental, pensando únicamente que en Marzo hay elecciones. Y es cierto, las hay y como tristemente ha recordado hoy el Sr. Bono (PSOE) en un medio televisivo todavía hay muchos que anteponen las elecciones y su resultado a acabar con ETA. En un momento en el que las formas políticas, caracterizadas por la tibieza, sólo favorecen a los que no respetan la democracia creo que hubiera sido muy oportuno que el Presidente español al tiempo que se levantaba el Rey hubiera dicho "y con él España".

No hay comentarios: