13/1/08

Estrategias políticas de cara a las elecciones de marzo de 2008.

El Proyecto Liberal Español no se presenta a las próximas elecciones de 2008, lo hará por primera vez a las autonómicas de 2011 y, acto seguido, a las generales de 2012. Ya en su momento dijimos que no era conveniente, a pocos meses de las próximas elecciones generales, iniciar precipitadamente para nosotros ese camino, por lo que de momento no somos una competencia política. Pues bien, ya se van perfilando las estrategias electorales de cada uno de los partidos en liza y nos llama la atención lo siguiente:

Existe una parálisis de los bloques de izquierda en las Islas Baleares que han aplazado hasta después de las elecciones generales sus promesas electorales relativas a la política lingüística que va a obligar a comercios y establecimientos a catalanizarse. Estas medidas entrarán en vigor a la vuelta de la esquina, después del 9 de marzo seguramente. Si las coaliciones catalanistas avanzan esta regularización lingüística estará consumada y si retroceden, también, porque su intención ya ha sido declarada. En un caso y en otro la polémica en las Islas Baleares está servida. El Partido Popular en Baleares, por su parte, intenta calmar a quienes le castigaron en las elecciones autonómicas por declararse abiertamente catalanista en las Islas; pero sigue sin definirse, dejando su discurso anticatalanistas a facciones de su partido que saben de buen grado que nada cambiará en las Islas Baleares tras las próximas elecciones generales en este sentido. Tanto es así que incluso se está dejando paso mediático por parte de la derecha a partidos como UPyD que se han mostrado completamente intolerantes con las imposiciones nacionalistas. Lo cual delata un acercamiento entre UPyD y facciones del PP, curiosamente como si el aire fresco y renovador que necesitaba el PP conservador esté representado bajo esas nuevas siglas. UPyD restará votos, sin duda ya, tanto a derechas como a izquierdas; pero las inclinaciones en su relación hacia la derecha son evidentes, en buena parte por la decepción de sus líderes en las filas del PSOE, por lo que cada vez cabe pensar menos en la vuelta atrás. Esta configuración del tablero nos hace movernos ideológicamente, de nuevo, en el eje izquierda-derecha, UPyD se comporta de manera coyuntural, no estructural dentro del sistema de partidos. Quienes tienen dentro de sí la esperanza puesta en que un partido 100% liberal se establezca como la tercera columna política tendrán que esperar, pues las elecciones de 2008 no se van a recordar, precisamente, porque emerja el liberalismo entre nosotros, sino una componenda de acuerdo con los intereses que ahora mismo rigen España. Entre tanto hay que hacer mucho trabajo para que este Proyecto Liberal represente la esperanza en el futuro inmediato para que se termine el bipartidismo que nos conduce con evidentes carencias, de políticas de zanahoria.

No hay comentarios: