21/2/08

Resulta kafkiano aparentar normalidad con lo que está sucediendo en el funcionariado de Justicia y Sanidad.

Todavía no se ha resuelto la huelga de los funcionarios de Justicia que ya apunta la de médicos en la Sanidad Pública. Se acaba de desconvocar la que afecta al Aeropuerto de Palma de Mallorca entorno a Semana Santa. Enmedio de este ambiente reivindicativo, inconformista con lo que hay, resulta cuanto menos kafkiano que se realice la precampaña electoral de las generales con toda normalidad, sin dar respuesta o salida a los problemas que son evidentes a todo el mundo. El incremento de la violencia en la Sociedad es más que preocupante, sobre todo entre los jóvenes. Hemos llegado a un punto en el que cuando el político se acerca al lugar del conflicto para interesarse, se le recibe por parte de los ciudadanos en el convencimiento de que no hará o no podrá hacer nada para remediarlo, lo cual sitúa a la política actual en una esfera lejana a las personas, artificial. Como si la complejidad del buen gobierno, que es cierta, estuviera por encima del bien y del mal. Asumido que todo es irremediable se interviene en lo que conviene, en lo que aporta rédito electoral, creando clientelismo y dependencia de los partidos políticos como si su esfera de influencia fuera una garantía de bienestar contínuo. Cuando se llega a este punto suceden cosas como el caso de la asociación de mayores Gent Alegre, de 400 socios, que está negociando ahora si tiene que cerrar lamentablemente las puertas de su centro dedicado a la tercera edad porque ha dejado de recibir las subvenciones que otrora, cuando estaba federada, recibía como si de un grifo abierto se tratara (publicado El Mundo-El día de Baleares a 17 de febrero de 2008).
Qué nos va a extrañar ya si hasta para recoger el voto más radical de la izquierda se queman fotos de la casa Real aprovechando el ámbito de la impunidad virtual en internet y se justifica porque si no se hacen estas cosas no se sale en los medios, o resulta que el ambiente más hostil para el político es el universitario. Las plataformas de generación de conflictos están cambiando, adaptándose al minuto de oro televisivo porque en plena campaña electoral estos movimientos inconformistas están condenados al ostracismo informativo. Sencillamente kafkiano.

No hay comentarios: