14/5/08

El todo vale de los partidos de saco -catch all-


Nunca, en toda la etapa post Constitucional se había producido tal avance, algunos dirán postmodernista, en la consideración del todo vale en la política. Los que luchan están abrazados (Hegel) dicen los administrativistas, no hay mejor imagen para entender lo que está sucediendo entre el PSOE y el PP, la lucha entre ellos es la del poder por el poder.

Primero han llegado junto con el pragmatismo las estrategias territoriales, tantas Comunidades Autónomas me dan un número de votos estable para gobernar y si pacto con los nacionalistas de cada región soy moderno y gano terreno político, luego ya veremos, el siguiente paso será el federalismo o lo que sea para justificar esta huída hacia adelante en la que el PSOE se ha desmarcado y ahora el PP no quiere quedarse a la zaga, cueste lo que cueste por el mismo plato de lentejas.

Los que siguen este blog ya se habrán dado cuenta de que el Proyecto Liberal no es un partido de masas, aspira a su electorado como en el resto de Europa, donde normalmente el Partido Liberal obtiene entre el 10% y el 20% de los votos y cuando lo hace bien y los demás fatal, como está pasando ahora en España, el Partido Liberal llega, incluso, a gobernar.

No se lleven a engaño electores, la única alternativa a lo que está sucediendo es el surgimiento de una tercera vía liberal en España que tenga suficiente fuerza como para atraer hacia sí a las columnas de la izquierda y la derecha, de tal manera que no necesiten apoyarse en los nacionalistas de turno practicando políticas que esquilman el territorio y olvidan al individuo.

Sres. del PSOE y del PP, si Uds. deciden regenerar este espectáculo con políticas que tengan en cuenta el bien de la ciudadanía nos encontrarán, si no también, enfrente, recordándoles que su ejemplo crea una Sociedad altamente politizada y competitiva, insana, porque no todo vale.

Ahora, más que nunca, puede entenderse por qué desde el Proyecto Liberal Español decimos que la transición política española no estará acabada hasta que un partido puramente liberal arbitre de manera estructural esta situación que se les ha escapado completamente de las manos a unos y a otros, porque una política basada en los intereses materiales, sin principios, arruina la convivencia cívica.

No hay comentarios: