11/6/08

Despropósitos del Gobierno.

Huelga de transportistas.- ¿Cómo es posible plantear 59 medidas que ayuden a solucionar el conflicto del transporte y, sin embargo, no tocar la única y principal que exige este colectivo? No se entiende, simplemente alargará la huelga que ya podría estar tocando a su fin si los esfuerzos del gobierno atendieran a las razones.

Ministerio de Igualdad.- Ha resultado patético observar las propuestas de un Ministerio duplicado e injustificado. Toda discriminación, por muy positiva que se quiera, es discriminación. Sin embargo el concepto de igualdad Constitucional es mucho más profundo y serio que cualquier propuesta que provenga de un Ministerio que no debate sobre los temas sangrantes que, de verdad, impiden que la mujer tenga hoy en día en España las mismas oportunidades que el hombre.

Teléfono para maltratadores: ¿Cómo va a utilizar un hombre este servicio si, de la forma en que se enuncia, ya se presupone que quien lo utilice es un maltratador que necesita encauzar su agresividad? No creemos que el agresor quiera delatar su condición de maltratador de mujeres y si lo que querían era reconocer que el hombre también tiene sus incomprensiones en la pareja y que pueden solucionarse sin violencia más hubiera valido dotar de recursos a los sistemas de mediación familiar, todavía incipientes en España. Desde luego nunca debe utilizarse la violencia; pero este Ministerio de Igualdad responde a la desigualdad desde el momento en que nos plantea una única visión del conflicto social.

Miembros y miembras: el PSOE ha adoptado o inventado su propia terminología, les ha funcionado muy bien ante un PP anclado en términos conservadores, que mira más hacia el pasado y su propia lucha por el poder que a la Sociedad. El PSOE ha querido aplicar esta fórmula a la igualdad, y claro, da risa porque el problema de la igualdad, como decimos, es serio y no se arregla con palabras y haciendo ver que este gobierno es más feminista que ninguno. La igualdad de todos los españoles no es semántica, ni teórica, debe ser real y para conseguir la igualdad real este gobierno no está haciendo nada que no sea generar contradicciones en los propios términos que definen la propia igualdad cuando ya está más que sabido por todos que la desigualdad existe y debe desaparecer.

1 comentario:

Anónimo dijo...

La ministra de Igualdad resume el analfabetismo político de la clase dirigente. De las Juventudes, tras un breve enchufe en Unicaja y en Caja de San Fernando, a la Diputación; de la Diputación a la Agencia de la "charanga y la pandereta" y de allí al ministerío. Un ejemplo lamentable del régimen chavista que hay en Andalucía, donde prosperan los más "atrevidos" y penalizan a los que se esfuerzan y trabajan.