18/6/08

El daño de la corrupción.


Cuando el mensaje que se ha trasladado a la opinión pública es contra la corrupción y luego se cae en ella se hace un daño inimaginable a quienes pretendan utilizar ese discurso. Los partidos políticos eliminan al responsable de corrupción de su seno, bien; pero no por ello quien pretenda convencer a la ciudadanía de la renovación lo va a tener más fácil. Hará lo mismo el que entre, dicen ahora los ciudadanos y con razón. La política es convencer y para ello hay que ser creibles y los corruptos dañan la credibilidad de un sistema enfermizo. Los partidos caen en este sistema, a imagen y semejanza de lo que creen que se ha convertido la política y juegan a aprendices de brujo ¡así no cambiarán las cosas! ahí están los cadáveres políticos que lo demuestran. Otra manera de hacer política es posible, de progresar y mejorar la economía en un país lleno de oportunidades para ello, sin necesidad de corruptelas no sólo debe ser posible, sino que en este momento es una necesidad y por este motivo nuestro proyecto toma más fuerza que nunca, porque hay que conseguirlo.

No hay comentarios: