1/6/08

Respuestas a varias preguntas que muy acertadamente me realizan por correo electrónico.

Con mucho gusto le contestaré a todo:
1.- Efectivamente, me presenté en 2007 como candidato a la alcaldía de Palma de Mallorca bajo las siglas del Partido Balear. Este partido no ha desaparecido todavía. Y tal y como dí a conocer públicamente en su momento lo abandoné por graves discrepancias estatutarias internas. A mi entender, los estatutos de un partido político son la garantía de su funcionamiento democrático, algo que los liberales valoramos y exigimos. Como podrá comprobar no me marché de este partido a otro, sino que he dedicado mi esfuerzo durante todos estos meses a la fundación de un partido de verdadera raíz liberal, cuyos estatutos reflejan desde su Constitución la ideología y las aspiraciones organizativas para todo el territorio nacional, no sólo para las Islas Baleares.
2.- Lo que me mueve es difícil de explicar, siempre he sido inquieto y me ha gustado conjugar conocimiento y acción, ambas al mismo tiempo conforman la Libertad (Hannah Arendt).
3.- La evolución del Proyecto Liberal Español es positiva, lenta y sana. Contamos ya en las Islas Baleares, donde el partido se llama Proyecto Liberal Balear, con 140 afiliados y algunos más en el resto de España. Me escriben desde distintos rincones de la geografía española. Precisamente a la presentación del partido ya nos han confirmado su asistencia unas 200 personas, por lo que creemos que será a partir de ese momento cuando volverá a ascender la afiliación. Esta presentación será el arranque o punto de partida de la acción como partido político.
4.- En cuanto al modelo de Estado (me preguntan con cuál estaría de acuerdo), desde luego no el Federal que es hacia el que vamos. La duplicidad administrativa y el solapamiento de actuaciones son un grave problema en nuestra organización como Estado. Replantearse el modelo de Estado conlleva la revisión del modelo de financiación autonómico y el modelo Constitucional diseñado por Musgrave en 1.978. Considero que determinadas disciplinas como la urbanística, la educación, la sanidad y otras esenciales deberían centralizarse nuevamente para su funcionamiento controlado. Desde luego con lo que no comulgo es con la creación de pequeños Estados nacionalistas dentro de España, volviendo con ello a la Edad Media, a un sentido del territorio que sólo permite el paso a quienes tengan las mismas señas de identidad. El Liberalismo es una ideología completamente opuesta al nacionalismo, su antítesis.
Le agradezco su felicitación -en referencia a la presentación del Proyecto Liberal que tendrá lugar el próximo 28 de junio.

1 comentario:

Anónimo dijo...

No puedo sino estar de acuerdo con sus planteamientos, pero esto hay que moverlo, es necesario hacer algo sonado: no hay que soltar la presa. El camino puede ser largo, pero ha de ser inexorable: Italia es un ejemplo de cómo se rehizo: de Maquiavelo a Garibaldi. El secreto es no detenerse, de verdad yo no pienso detenerme: pero hay que rodar ya. Recuerda esto: "solemos dejar pasar los años como si dispusiéramos de todo el tiempo del mundo para arrepentirnos, y a base de querer matar el tiempo, es el tiempo el que nos mata a nosotros." (Ramiro de Maeztu).