9/6/08

Si el electorado balear comprende que este partido es el único que puede representarles con credibilidad, en 2011 nos espera un buen resultado.


Avanza la legislatura sin que los partidos políticos que ocupan Cort en este momento hayan cumplido, en absoluto, con la promesa de cercanía a la ciudadanía. Todo pasa por el confrontamiento de la lengua y las políticas lingüísticas como ya estaba previsto y planificado. La subvención adula a quien hable un determinado idioma, el catalán.
-
Sólo una parte del PP en Baleares ha reaccionado frente a los ataques extremistas sufridos por "Air Berlín" la otra parte apunta a más de lo mismo, al inmovilismo y la continuidad de los pactos de intereses que tan alejados se encuentran del sentir, de lo que piensa la mayoría de los ciudadanos de Baleares.

Ante la falta de iniciativas cívicas y partidos políticos que se expresen más allá de lo coyuntural y la improvisación del corto plazo hace falta un proyecto que le devuelva a la política su razón de ser, y ninguno está capacitado ahora mismo para acometer esta empresa como el Proyecto Liberal.

Los líderes de UM y del sector del PP dispuesto a pactar con nacionalistas, tanto locales como nacionales, justifican las luchas internas en sus respectivos partidos con una supuesta gestión hacia el futuro que prevé un mayor crecimiento de sus bases, sin embargo ya comienzan a preparar la contienda electoral y a anunciar posibles pactos sabedores de que se necesitan los unos a los otros para gobernar con mayorías absolutas. Ocultan así bajo el supuesto afán de crecimiento sus propias luchas, como si estuvieran ampliando su perspectiva cuando, en realidad, estos partidos están de funeral, han enterrado los más elementales principios que nos hemos dado todos en democracia y caminan hacia el abismo y la artificialidad, asumiendo políticas que no tienen su base en la ciudadanía. Si los electores que sólo importan el día de las votaciones tuvieran la oportunidad de tomar consciencia, de emplear la emancipación que todos le niegan, en 2011 asistiremos al renacimiento del liberalismo en las Islas Baleares y en España. Volver a las políticas en las que el territorio y sus marcas, en lugar de las personas, es lo importante supone un retroceso en nuestra cultura política de siglos. Este retroceso está siendo alentado por los partidos mayoritarios de forma incongruente. El PSOE, por ejemplo, se queja de las medidas sociales regresoras que acaban de adoptar los conservadores de la UE y, sin embargo, no duda en volver a la Edad Media cada vez que pacta con los nacionalismos. Cual Ave Fénix el Liberalismo Semper Renascens cuando es la democracia la que está atascada.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con su comentario, excepto en una cosa: que la mayoría de los baleares esté harta del catalanismo. No voy a negar que esta ideología es una verdadera peste porcina: eso es innegable, pero la gente, aun cuando está en total desacuerdo con esa gentuza de UM, o del sector catalanista del PP, como Matas, Estarás o Cardona, no menos cierto es que no tiene poetas que canten a su elemental dignidad como personas, a su libertad, etc. Ante ello transige, piensa que esto pasará, que no es para tanto: y con ello creen que tienen la paz: la gente soñó demasiado tiempo con el PP, siguió votándolo a pesar de que era un enemigo de las libertades como lo es el PSOE: muchos optan por exiliarse para evitar que el catalán arruine el futuro escolar ya de por sí sombrío que tienen sus hijos, etc. Pero a lo que iba: piensan que no llegarán a tanto, que no es para tanto. Por otro lado, las necedades ideológicas han sustituido a los principios elementales de libertad y dignidad: la cara sombría de PSOE y PP la padecen con creces, sí, pero fingen no verla. No hay moral de victoria, se asume que los catalanistas, pese a ser minoría, son los amos.

Pues bien: hace falta recuperar la moral de victoria, hace falta batallar siempre, perder a veces, ganar otras, pero rendirse jamás. Orgullo es lo que hay que recobrar, moral, deseo de decidir, decisión de mandar, iniciativa en una palabra. Y hay que ser tenaz para perseguir victoria tras victoria. Hay que moverse, informarse, lograr que los anhelos oficiosos de las tertulias de bares, se conviertan en victoriosas realidades plenamente consolidadas, etc. No: no se engañe usted, el sí no lo tienen, lo pueden conseguir, sí, pero hay que perseguirlo: ad limitem, ad infinitum. Consagrar la vida a la libertad, a la dignidad: así se gana. No basta con alzar la voz dos veces al año: eso no es ni será nunca suficiente, no: hay que perseguir la victoria palmo a palmo, metro a metro, dando una y mil batallas, etc. Y sobre todo hay que creerse el papel de Garibaldi victorioso: y desarrollarlo una y otra vez. Hay que incordiar a los liberticidas lo que no está escrito.