26/7/08

La política de "pantalones bajados" ante el nacionalismo.


Empezó el PSOE, para seguir en un mundo evolucionado ha tenido que abandonar sus dos razones de ser: el capitalismo de Estado y la lucha de Clases. Ha sido mucho más fácil y práctico electoralmente para el PSOE pactar con el nacionalismo que pararse a reflexionar sobre lo que significa "Ser socialista".


Ahora, recentrando hacia "el centro" como si ésto quisiera decir algo más allá de la manipulación política del lenguaje, sigue el PP. Lo ha hecho en las Islas Baleares el PP de Rajoy-Estarás, y lo está haciendo ahora el PP gallego. En el País Vasco es más complicado, por aquello de que de por medio hay lo que los nacionalistas denominan "sangre". El PP ya ha declarado estar dispuesto a cualquier compromiso con los nacionalistas. ¿Lo habrían hecho igual si hubiese funcionado para los "Marianistas" el "Aznarismo"? ¡Pantalones bajados! y como proyecto político "lo mismo, pero mejor". Eso sí que es un programa.

Los hay optimistas, dicen que hasta que no se pruebe un nuevo sistema federal no sabremos si es bueno o no para España. Lo que sí les podemos asegurar es que con los mimbres nacionalistas actuales es muy difícil ni siquiera imaginar un escenario de división territorial en el que se sacara algo en claro, alguna virtud o mejor modo de vida. Las Comunidades Autónomas no cesan de reivindicar su propia policía autonómica, competencias aeroportuarias y Juzgados de ámbito competencial territorial propios, en fin, la reedición y el control de los antiguos feudos medievales en un mundo globalizado. Cuando los nacionalistas (GALEUSCAT) han conseguido todo ésto, mucho más de lo que tendrían en cualquier Estado de los denominados Federalistas, quieren cerrarlo a través de un pacto con el PP y el PSOE.

No hay comentarios: