31/8/08

El Estado debe ser capaz de articular un proyecto integrador de todos los españoles que prescinda de los nacionalismos.

El nacionalismo es causa de conflictos políticos allí donde fracasa el ideal de convivencia universal. El nacionalismo utiliza en España la etiqueta liberal para distinguirse de los conservadores, quienes propugnan ideológicamente la unificación del Estado y el patriotismo. Este patriotismo trasladado por los nacionalistas en busca de las propias señas de los territorios periféricos da lugar al nacionalismo conservador. Finalmente, el nacionalismo de izquierdas ha sido creado conforme vemos en su práctica para reforzar o para lograr el apoyo de los socialistas.
-
El Liberalismo genuino, el que el Proyecto Liberal Español defiende abiertamente, nada tiene que ver con el nacionalismo, pues el valor Libertad que movió las revoluciones liberales que pusieron punto y final al Antiguo Régimen absolutista ha dado lugar a la existencia de las democracias Constitucionales y al sistema ideológico de partidos no secesionistas.
-
La conclusión no puede ser otra, el nacionalismo puede ser fácilmente sustituido en España, como en Inglaterra, por el organicismo y la tradición. No nos hace ninguna falta el nacionalismo, porque cada una de las ideologías principales: conservadora, socialista y liberal representan por sí mismas la complitud del sistema político español.
-
Para que esta estabilidad y equilibrio puedan darse en España, y para evitar el expansionismo nacionalista, es necesario crear una tercera vía liberal o como quiera llamarse. De lo contrario, seguiremos asistiendo a las peticiones de diálogo de Otegui al Partido Socialista -el único partido que por cercanía ideológica puede negociar con el nacionalismo de izquierdas en un escenario de no violencia, no se olvide, lo que nos dejará siempre la tristeza democrática de que se haya intentado este diálogo mientras se ha continuado utilizando la violencia ante la crispación de la ciudadanía. Respecto a este diálogo el PSOE ya ha manifestado su postura actual de que es imposible que se produzca; al Partido Socialista cediendo a los intereses del nacionalismo catalán -en la misma línea el PP-; al nacionalismo catalán expansionista queriendo anexionarse las Islas Baleares, Valencia y Aragón; y a los partidos nacionalistas llamándose así mismos y de manera residual liberales cuando no lo son.
-
El Liberalismo es una ideología estructural, al igual que la conservadora y la socialista, lo demás es coyuntural.

1 comentario:

Anónimo dijo...

En realidad hubo una aprobación de Cortes Generales en el sentido de que se iniciara un proceso dialogado para el final de la violencia, cosa que no ocurrió en mandatos anteriores. ¿Cual es la solución a un problema donde si se encarcelan 40 salen 400 nuevos terroristas de la kale borroka?. ¿como explicar los 300000 votos directos al nacionalismo radical?. En un sentido liberal de "libertad" ¿se puede cercenar la libertad de expresión a medios radicales? El problema tiene unas raices más profundas y habrá que abordarlo algún día, no con el nacionalismo españolista. Otra cosa es que todos los nacionalismos, incluso el españolista, tienen un fundamento egoista y excluyente. Y Liberalismo y nacionalismo fueron dos movimientos estrechamente conectados en la Europa del XIX: De ahí las revoluciones de 1820,1830 y 1848. Lo contrario es "vivan las cadenas".