1/8/08

Los integrantes del Govern hacen "política de pasillo" cuando apoyan que un equipo de fútbol catalán no viaje con "Air Berlin".

El campo de juego ya no se reduce al futbolístico.

La hipocresía y la política del deporte siempre se han mezclado. Estamos ya prestos a saber cuántas medallas olímpicas traerán nuestros dignos representantes, al espectáculo, cuando estas últimas olimpiadas han puesto de manifiesto el grave atentado Chino contra los Derechos Humanos. La Audiencia Nacional admite a trámite una querella contra el Gobierno Chino: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/08/05/solidaridad/1217939612.html
Cuando la Vicepresidenta de la Vega conmina a los deportistas a no pronunciarse sobre aspectos políticos está incurriendo en un argumento de doble filo, sólo amparado por la normativa olímpica que prohíbe con coherencia este tipo de manifestaciones a los deportistas; pero que al sugerirse desde instancias políticas del ámbito gubernamental impide hablar desde un plano personal con Libertad acerca de la tragedia humana que se vive en un lugar en el que, por no respetarse los Derechos Humanos, no se deberían haber celebrado unos Juegos Olímpicos.
.
Aquí en España no vamos a la zaga: el Barça dirigido por un Presidente inseguro en el cargo, que se ha ganado recientemente los abucheos de su afición, intenta apelar al sentimiento culé discriminando la opción de viajar en una compañía aérea en la que no se habla catalán. Esta compañía tiene su sede en Mallorca, y un buen número de destinos tienen su llegada/salida en las Islas.
.
El Proyecto Liberal Balear está avergonzado de que un Govern que debería dedicarse a los temas importantes de nuestras Islas Baleares -apunto de entrar en una clara recesión económica y turística- no tenga más asunto político que apoyar actitudes de confrontación, hirientes para nuestra Sociedad. Cómo se nota que del conflicto se obtiene ventaja política, demuestran con ello no interesarles en verdad la buena marcha de las Islas Baleares, sino el conflicto contínuo, cortinas de humo o el apoyo de falsos sentimientos que esconden otros intereses que no enorgullecen a nadie, desde luego a nosotros no.
.
.
La lengua no debe ser utilizada como un arma política arrojadiza contra nadie, cuando ésto sucede y es apoyado por los poderes públicos algo funciona mal.

No hay comentarios: