28/9/08

El Presidente Zapatero vende a España como si fuera cerveza, posiblemente el sistema financiero más sólido del mundo, dice.

Y la realidad es bien diferente. Cuando asistimos a la conferencia que el Sr. Emilio Ontiveros, economista y Catedrático de prestigio, impartió bajo el auspicio de la Caja de Ahorro de Baleares, Sa Nostra, no tuvimos esa impresión, en absoluto. Más bien España está comprendida dentro del grupo de países europeos que no han establecido todavía un sistema conjunto, una red de seguridad para fallos extremos como los que se están viviendo ahora en EEUU. Hay asignaturas pendientes muy importantes en las que como país y como economía creciente tenemos que esforzarnos para coordinarnos y trabajar en equipo.

La cesión del poder económico de decisión al Banco Central Europeo y una morosidad creciente, alejada de los ratios americanos, pero cada vez más acuciante; han acabado degenerando en un problema provocado por los bancos y que deben solucionar ellos mismos, presionando de nuevo la bajada de los tipos de interés. El Liberalismo norteamericano - libertarian- no tiene nada que ver con la tradición liberal europea, ni Obama ni MacCain son liberales, más bien parecen haber puesto en común algunas medidas continuistas para evitar que la economía estadounidense peligre, algo que parece que está por encima del partido republicano y del demócrata al observar sus discursos casi idénticos, completamente planos y sin nuevas ideas que aportar, fundamentalmente basados en la política internacional americana y su economía de guerra. Nada nuevo, éso sí, se ha desatado la crítica hacia el Liberalismo como si EEUU fuera un fiel representante de nuestros ideales, cuando en realidad el conservadurismo y la corrupción financiera son los que han permitido que lleguemos hasta aquí.

Cuando se anuncia que en tres o cuatro años España estará por encima de Francia en renta per capita no es para alegrarse, querrá decir que Francia ha bajado considerablemente en sus expectativas, hasta el punto de que España pase por delante. Esta rivalidad entre países europeos no es el mejor augurio, por mucho que se utilice un tono jocoso entre líderes europeos para señalar las diferencias de forma competitiva.
-

Imagen película "Tiempos Modernos"

La única marca de calidad en economía es la Liberal, lo demás es marketing, fachadas políticas de cartón piedra que, al quedar en evidencia, demuestran que lo importante es el trabajo de las clases medias para sostener un país gracias a la inercia que generan estos esfuerzos del ciudadano medio en cualquier lugar del mundo.

No hay comentarios: