6/9/08

No se ha hecho esperar, aprovechan la intervención en dos grandes entidades hipotecarias de EEUU para criticar la Economía Liberal.

La nacionalización de "Fannie Mae y Freddie Mac" en EEUU está siendo utilizada como crítica a la economía liberal norteamericana. Dos extremos dicen los noticieros, la intervención y el liberalismo. En el país de la economía liberal se ha tenido que recurrir al intervencionismo, al papá Estado. Pues bien, quienes arrojan ahora estos titulares con una clara finalidad de desprestigio de la economía liberal lo hacen, como no puede ser de otra manera, interesadamente o por puro desconocimiento de la Teoría Económica. Los fundamentos económico-liberales son tan sólidos como para sostener una mala gestión de entidades hipotecarias que además de ser mixtas deberían estar más segmentadas; pero lo que no puede soportar es la corrupción en las auditorías, la falta de responsabilidad gubernamental y el poco control de las entidades financieras en EEUU como para decir que, ahora, el país de la economía liberal tiene que ceder al intervencionismo. El liberalismo puede prescindir en gran medida de papá Estado, otra cosa es que el consumismo y su incentivo haya llegado en EEUU hasta el punto en el que se encuentra. Para aquéllos que hayan recibido la noticia de manera engañosa e intoxicada por los medios sepan que el Liberalismo ofrece en verdad credibilidad, eficacia y gestión económica equilibrada. Sí puede tomarse esta situación como una advertencia para aquellos países que decidan seguir esta senda de consumismo desaforado.
.

El verdadero Liberalismo es marchamo de calidad en Economía.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El liberalismo económico defiende la no intromisión del Estado en las relaciones mercantiles entre los ciudadanos,sin dejar de lado la protección a «débiles» o fuertes. La impopularidad de reducir a veces la protección de los más desfavorecidos lleva a los liberales a alegar que resulta perjudicial también para ellos, porque entorpece el crecimiento, y reduce las oportunidades de ascenso y el estímulo a los emprendedores. Los críticos, por el contrario, consideran que el Estado puede intervenir precisamente fomentando estos ámbitos en el seno de los grupos más desfavorecidos. En este caso se favorece a compañías que han especulado con el valor virtual de la vivienda. El liberalismo tiene que hacer una reflexión o más bien un replanteamiento si quiere sobrevivir en un mundo post-materialista donde las antiguas ideologías han quedado obsoletas y solo sirven para sostener la nueva Política 2.0.

Francisco Fernández Ochoa dijo...

De esa necesidad de un replanteamiento del Liberalismo, que Ud. ha traido de una manera tan acertada, adaptado a España y a los tiempos en que vivimos nace el Proyecto Liberal. Por lo que se refiere a la cuestión que da lugar a estos comentarios, no hay que olvidar que estamos en tiempo electoral en EEUU, de tal manera que el Partido Republicano tiene que justificar ante su electorado, evitando el desplome de estas macro entidades financieras, que hace algo. Esto mismo ya nos conduce a otras cuestiones, tales como si es Liberal que un país que dice ser "liberal" permita que cerca del 80% del negocio hipotecario esté sólo en manos de dos sociedades financieras. O si basta el aspecto económico de mercado para que un país pueda llamarse así mismo liberal. Sin complitud no hay Liberalismo. No basta que una República Bananera implemente medidas liberales para decirse liberal, pues seguirá siendo una República Bananera. Ni puede entenderse Guantánamo en un país que sea Liberal. El Liberalismo es una idealogía que sólo puede entenderse desde su óptica más general y su propia reflexión o reinterpretación constante, lo que nada tiene que ver con la desvirtuación del propio Liberalismo a través de la terminología "Neo". El Liberalismo es Economía y también Humanismo, por lo tanto, sí, es cierto, no deja de lado a los débiles.

Anónimo dijo...

Repensando que debe ser el LIBERALISMO HUMANISTA he encontrado que Juan Pablo II, preguntóse ¿el capitalismo es la vía para el progreso económico y social? Y contestó (véase Centessimus Annus, cap. IV, num. 42): "Si por 'capitalismo' se entiende un sistema económico que reconoce el papel fundamental y positivo de la empresa, el mercado, de la propiedad privada y de la consiguiente responsabilidad para con los medios de producción, la respuesta es ciertamente positiva, aunque quizá sería más apropiado hablar de 'economía de empresa', 'economía de mercado', o simplemente 'economía libre’”.
El liberalismo y la economía de libre mercado son el sistema político y económico más eficiente, moral y compatible con la naturaleza del ser humano." Sin embargo, tal y como se ha demostrado no existe ni la economía libre ni el libre mercado dadas las barreras de entrada a productos, seres humanos y actividades. Los mercados son guiados por la especulación y obedecen más a modas que a necesidades reales. El hombre tiene una parte irracional por esto: la libertad ¿a quién beneficia?. Eres libre de ver un partido Real Madrid-Mallorca, pero si la entrada te cuesta 300€ ¿tenemos todos la posible de ejercer ese derecho?. Eres libre de participar en política pero tu escaño vale 5 veces más que el del PSOE o el PP ¿es eso libertad?. ¿Eres libre de invadir un pais, de cerrar un medio de comunicación, de fijar sueldos mileuristas? La libertad sólo es posible en un estado comunitario donde existan garantías para su ejercicio. Aquí no se trata de echar a los franceses ni de derrocar a Fernando VII, de lo que se trata es de ver la realidad: 2/3 PARTES DEL MUNDO SE MUEREN MIENTRAS 1/3 VIVIMOS DEL LIBERALISMO.

Francisco Fernández Ochoa dijo...

Insisto, sus inquietudes son las nuestras y compartimos la necesidad de ser realistas; pero no debe mezclarse el Capitalismo con el Liberalismo y mucho menos reemplazar el uno por el otro. El Capitalismo tiene sus raíces en el Liberalismo, al igual que las libertades públicas son la fuente de las Ideologías que han conformado el mundo tal y como lo conocemos hoy. Y ahora que hemos conocido el mundo tal cual es nuestra obligación es cambiarlo, en aquello que sea disfuncional.