17/9/08

Un panorama internacional desolador.

Muy americano, mientras teníamos la atención fijada en el despliegue de la Economía de guerra de EEUU en Iraq resulta que el verdadero enemigo lo tenía Bush en su propio país, el salvajismo económico y el exceso de consumo desmedido, sin control. Entre tanto, en latinoamérica se nos anuncia como si no pasara nada, fríamente, el posible asesinato del Presidente Boliviano Evo Morales si se sigue contrariando a los intereses norteamericanos en la zona, es decir, un nuevo Iraq al que responde envalentonado el Presidente Venezolano Chávez, lo que nos preocupa aún más. Europa observa los movimientos de Rusia y su invasión de Georgia, aquí se emplea la diplomacia para evitar un conflicto bélico que de continuarse nos devolvería a los tiempos de la guerra fría con EEUU. Ser Presidente del Gobierno de España en estos momentos no debe ser fácil, entre otras cosas porque el Presidente Zapatero ya no rinde cuentas de su gestión a la oposición, tremendamente debilitada, sino directamente a los ciudadanos españoles que ya no sabemos si el capitán del barco lo manejará bien en momentos de tempestad económica o se limitará a no decir nada hasta que se hunda y sea él el último en tener que abandonarlo. Hay muchas cosas por hacer en España, la regeneración debe acometerse ya o las consecuencias sociales pueden ser desastrosas si continuamos en el modelo económico y de gestión financiera inhumano que hemos creado. Nuestro orden interno no tiene desperdicio, nada menos que 30 alcaldes de ANV han visto cómo su partido se ha declarado ilegal y la pregunta es ¿cómo se ha permitido que un partido político llegue a tener hasta a 30 Alcaldes en las Instituciones y numersosos concejales si finalmente se ha probado que estaba vinculado a ETA? ¿Es válida ahora, legalmente hablando, esa gestión pública en los Ayuntamientos vascos donde ANV ha tenido representación? Es la política de los hechos consumados, la prevención en España no funciona, no sólo en la política, sino en todo lo que sea sinónimo de exceso consentido legalmente: mejor que abortar es prevenir el embarazo no deseado con educación sexual para la población -un asunto en el que habría mucho que debatir sobre asistencia psicológica y apoyo del Estado a los menores, sistemas de adopción, etc.- mejor que embargar a los ciudadanos que no pueden pagar ahora sus hipotecas hubiera sido no permitir el salvajismo de la construcción, antes que padecer el expolio paisajístico y medioambiental en España hubiera sido mejor invertir en turismo, la única barca de salvación o motor económico que nos queda, dicen ahora. ¿Sabremos conservarlo? Seguramente le echarán la culpa de todo ésto al libremercado, que aguanta mucho; pero no dirán que mientras estaba sucediendo este descontrol legal tanto el PP como el PSOE miraban para otro lado, gestionaban los excesos hasta que se han desbordado y ahora la culpa la tienen las "subprimes" en un intento de que todo se calme para volver a más de lo mismo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

El libre-mercado deja de ser libre cuando priva a la mayoría de los bienes que consumen unos pocos. Cuando la sanidad y la educación dejan de ser rentables y se hace como en la Comunidad de Madrid una privatización exacervada y clerical. El liberal-centrismo sí tiene argumentos, el neoliberalismo cada día los va perdiendo. La sociedad esta sufriendo un proceso de liberación de las antiguas ideologías, pues todo lo humano es refutable. El nuevo paradigma es la politica 2.0, los movimientos de igualación, los presupuestos participativos. La verdad es que después de tanto tiempo deberá surgir un nuevo filósofo que reemplace a Montesquieu, porque los poderes están bastante unificados y están surgiendo nuevos poderes (los medios, los lobbys, las empresas,etc) Es un nuevo paradigma y el que no sepa reconocerlo sufrirá las consecuencias de anclarse 200 años en el tiempo.