18/10/08

Reinterpretar al Liberalismo y a los clásicos nos permitirá configurar un partido de éxito, regenerador y humano.


Frente al fracaso de la socialdemocracia en el S. XX, sólo pretende el dirigismo, y la mirada hacia atrás de los partidos conservadores, el Liberalismo es un modelo de éxito porque gracias a sus valores originales, el valor Libertad entre otros, permitió el desarrollo de las democracias occidentales, del capitalismo y de la propia socialdemocracia.

No es por tanto nada arriesgado decir que el Liberalismo clásico puede reinterpretarse, llevarse a cotas de humanismo hasta ahora desconocidas; pero en absoluto es un modelo que haya fracasado como se ha puesto de moda decir entre socialistas y conservadores, bajo su prisma interesado obviamente.

Estamos ante una tradición de siglos y unas posibilidades que la teoría política hace inmensas, por lo tanto debemos sentirnos orgullosos como Liberales de haber existido y de intentar colmar ahora un vacío en España que ha perdurado durante más de 70 años.

El Proyecto Liberal Español nace con una idea regeneracionista, mientras sea necesaria, para dar lugar después al establecimiento del Liberalismo de manera estructural en España.

Los "neo", en general, desvirtúan la fuente ideológica original de la que provienen, ni los neoconservadores ni los neoliberales han conseguido una reedición del Liberalismo semejante a la que dio lugar a las democracias occidentales.

Las libertades del hombre están ahora más vigentes que nunca y deben triunfar sobre la corrupción política, la falta de frenos y contrapesos en el sistema democrático y la especulación.

Es el capitalismo extremo el que debe revisarse, el que da mucho a unos pocos y mantiene en la miseria a las clases más humildes. Así mismo lo ha dicho hoy el Presidente Francés Sarkozy, no por ser conservador, sino por ser en estos momentos representante del país que lidera la UE.

Los socialdemócratas gustan en estos días de apropiarse de las soluciones que ahora vienen dadas, oportunamente todo hay que decirlo, a través del trabajo conjunto de los partidos europeos, porque si fuera por ellos todavía estaríamos sin anunciar la crisis, eran más importantes las elecciones.

El Proyecto Liberal ya avisó del peligro en el mes de junio de 2008. Resulta entonces que no son representantes de las ideologías madre o principales corrientes ideológicas quienes ocupan ahora el poder, por una sencilla razón, porque están supeditados a un interés mayor, el electoral.

No hay pues en el mundo sistema que pueda denominarse plenamente liberal o socialdemócrata, es más bien el capitalismo el que mueve a Occidente y a la socialdemocracia tras él como ha podido comprobarse, se retroalimentan.

Quizá mañana los socialdemócratas nos expongan un nuevo orden mundial, no será creíble, porque su oportunidad ya pasó, la tuvieron en el S. XX.

El S. XXI lo es del Liberalismo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El liberalismo no es del siglo XXI, sino en todo caso del XVIII. En todo este tiempo el liberalismo solo ha conseguido hacer de la libertad la excusa principal sobre la que se ha sostenido el capitalismo salvaje. Las libertades publicas no las ha conseguido el liberalismo, sino en todo caso los movimientos populares de diferente sustento ideológico. O dígame ¿que prefiere el partido liberal la Rusia zarista o la Rusia del Proletariado? ¿La España de la Republica de trabajadores o la España del dictador Franco? ¿La opresion liberal-populista en Iberoamerica o los experimentos de democracia socialista? ¿EEUU donde se muere la gente enferma o Cuba donde todos tienen derecho a una asistencia? La socialdemocracia no ha fracasado porque soporta bien las crisis, distribuye equitativamente los recursos y no se dedica a ofender a otras ideologias como usted si esta haciendo. Mal ejemplo, si quiere empezar a regenerar ESPAÑA.

Francisco Fernández Ochoa dijo...

Sr. anónimo. Siento haberle ofendido como socialdemócrata, nada más lejos de mis intenciones. Ahora bien, Ud. comprenderá que el martilleo incesante de quienes han visto en la actual crisis económica un pretexto para atacar al Liberalismo bien merece una defensa, comprenderá que se produzca en este foro y no en el de otros partidos que no son liberales. Ninguna de las alternativas históricas o formas de Gobierno que Ud. señala son de nuestra preferencia, imagino que por lo mismo que tampoco lo son de Ud. En cuanto a lo que consiguió el Liberalismo en el S. XVIII está bien asentado en las bibliotecas y no merece discusión. El asunto es Ser Liberal en el S. XXI, renacer cuando hace falta y regenerar con los principios y valores originales del Liberalismo, reinterpretando a los clásicos y adaptarnos a los nuevos tiempos. Si Ud. se ofende porque el Liberalismo se defiende de los ataques infundados que recibe y Ud. prefiere negar la evidencia de la realidad es cosa suya. Aquí cada día somos más los que no vemos las cosas como Ud. las establece en blanco o negro.

Anónimo dijo...

Al principio me pide disculpas y luego me acusa de maniqueo.La primera la rechazo porque no existe propósito de la enmienda. La segunda es sinceramente una falsedad, pues la socialdemocracia y el liberalismo centrista son las dos unicas posiciones más tolerantes con los demás, incluso con los radicales. Sin embargo, le entiendo.A mí me costó mucho empezar hace 30 años en política y decir que era socialdemócrata. Por la izquierda me acusaban de franquista y por la derecha de comunista. En este tiempo he aprendido que frente al relativismo oportunista la mayoría de la población desea algo con más sólido. Nadie se fia de nadie. La población está escarmentada y prefiere la abstención a los experimentos.Ya no valen mentores como Milton Friedman. Usted que es abogado entenderá que Jhon Rawls ha sido ampliamente superado, pues no existe esa bondad innata en el ser humano como para aplicar la teoria del velo.Googleando he visto que era antes del Partido Balear, un partido que seduce a la extrema-derecha.Le felicito por su decisión de posicionarse en el centro.Ahí está la clase media. Creo que es lo suficientemente inteligente como para saber que los referentes ultraderechistas,aquellos que defienden a Mccain, a Bush y demás halcones de la White House estan en horas bajas. Precisamente a estos ya no los defiende ni Colin Powell.En el mundo han cambiado las cosas. Obama será Presidente, la socialdemocracia mundial está perfectamente articulada y obviamente desde Franfurt hemos reintepretado a los clásicos del liberalismo,hace mucho tiempo.Parece que todo se confirma. No se enfade por eso. Pues la mano que regula el mercado es a fin de cuentas la del Estado.De todos modos todo paradigma tiene su época y la del liberalismo ha pasado. Eso sí pueden reciclarse en regeneracionistas, centristas o humanistas. Estas posiciones nunca pasarán de moda, pero necesitan una doctrina y una posición en el mercado en la cada vez más mermante clase media.

Francisco Fernández Ochoa dijo...

Exactamente, lo que está en juego es el enfrentamiento entre la vieja política, formas con las que Ud. concuerda perfectamente, y la nueva política a la que yo me sumo. Lo demás que Ud. sugiere se explica mejor con los propios hechos que no con las palabras. Llegados a esta desviación del asunto sólo por descalificar los hechos, comprenda que zanje aquí la cuestión. Y no estoy enfadado, me hubiera gustado debatir con alguien de su experiencia.