8/10/08

Tenemos que ser capaces de cambiar de modelo, pasar del consumismo capitalista al desarrollo mantenido.

No hablamos como los demás partidos de ser más modernos o menos, de si el capitalismo ha vencido al socialismo y demás... sino de realidades.
Y la realidad está a la vista, para que unos cuantos tengan un nivel de vida desbordado, el resto tiene que soportar ahora la crisis y sus nefastas consecuencias. Son tiempos de reflexión.
Se aproxima un cambio de modelo si la ciudadanía y los partidos políticos somos consecuentes con la realidad, lo demás es un comportamiento cíclico que nos traerá desesperación cada cierto tiempo. Es cierto que más vale una crisis cíclica a las políticas intervencionistas, pero como liberales también sabemos cuáles son las consecuencias de las crisis profundas, de magnitud parecida a la que vamos a atravesar: son lamentables y en el mejor de los casos, el nuevo renacer se construye sobre la muerte de muchos indefensos. Para que ésto no suceda y para conseguir salir adelante de ésta y de cuantas puedan venir en el futuro hay que cambiar muchas concepciones en España, es el momento de tratarlas y como liberales, defensores de la libertad del hombre, estamos obligados y en disposición de proponer estos cambios de paradigma. ¿Por qué cambiar cada año de ropa si la que hemos adquirido antes está nueva todavía? por consumismo, el consumo por el consumo, la enfermedad social del S. XXI.
La ecología, el respeto por los demás, la calidad de los productos deben reivindicarse porque lo que está en juego es un modelo de prosperidad para la Humanidad. Habrá que empezar a decir que los artículos de baja calidad, además de contaminantes por su constante reciclaje, obligan a su cambio constante, provocan disfunciones que rebajan el nivel afectando a la baja calidad generalizada, incluida en la concesión de los créditos al consumo americanos, que también han sido, en definitiva, de baja calidad.
Habrá pues que enfrentarse a la competencia de los gigantes asiáticos y chinos, demostrarles que su invasión de productos de bajo coste no genera más calidad de vida en Occidente, sino que nos lleva a un modelo consumista empobrecido, en el que perdemos todos; pero sobre todo los europeos que cuentan con su propia tradición de calidad.
El modelo liberal, europeo, prudente y solucionador de los problemas puede aconsejarnos sobre la senda natural a seguir, algo está pasando en España y cuando llegue su momento el Proyecto Liberal Español estará preparado para liderar el cambio, ahora desde la política de altura de miras sólo cabe la solidaridad e inteligencia para salir de los malos tiempos para todos, menos para unos cuantos, como siempre.
Tampoco tienen razón los anarquistas. Este no es un partido para mileuristas como he leído, sino para las clases medias, las que sostienen nuestra economía y vertebran con su esfuerzo la prosperidad del sistema económico. Estamos, por lo tanto, honrados de haber configurado un partido dirigido a esa población y orgullosos de haber tomado esta iniciativa política, mientras que las opciones antisistema se cruzan de brazos esperando a que todo quiebre para demostrar su razón ¿qué razón si todo ha quebrado, incluida la esperanza del pueblo de salir adelante?
No podemos caer en el pesimismo y la crítica fácil desde la política, sería procurarnos una propaganda falsa. El Proyecto Liberal no necesita del tipo de política de la que otros viven o con la que justifican sus actos. El Proyecto Liberal ha nacido para ayudar y cambiar nuestra concepción de las cosas hacia mejor, recogiendo de la experiencia lo que sirva y descartando políticas nocivas para la población.

No hay comentarios: