17/1/09

Un dato contra la esperanza.


España incrementó en 2008 la venta de armas a Israel exponencialmente, respecto de 2006 y 2007, según un informe reconocido por el propio Gobierno. De manera evidente, Israel ha venido preparando la invasión de Gaza de tal forma que sólo le hacía falta esperar al momento político oportuno. ¿Cuál? Las elecciones norteamericanas lo han decidido. Mientras el presidente saliente Bush ha mirado hacia otro lado permitiendo el ataque, ahora el entrante saca rédito de su promesa mundial de paz, a medida que nos acercamos a su investidura se nos dice que acaba el conflicto. Por una parte el integrismo islámico y por otra el equilibrio mundial de poderes que encuentra su continuidad -independientemente de quién sea el partido ganador de las elecciones norteamericanas subvencionadas por Israel- han buscado de nuevo la excusa, como ya sucediera en Iraq, para acabar con la vida de inocentes que pronto serán olvidados. Aquí en España estamos deseando que pase un año de crisis económica para que las cosas mejoren, para volver de nuevo al mismo sistema de destrucción de esperanzas. No queremos renunciar a que algún día el mundo se rija de otra manera. El Proyecto Liberal no pierde la esperanza; pero ningún "cambio" vendrá de los partidos políticos establecidos en el juego de intereses que legitima el poder por encima de las personas, de la Humanidad. Israel ha sido siempre un país respetado y querido por España, por los grandes acontecimientos históricos ocurridos en su interior; pero no es menos cierto que Israel nunca ha conseguido encauzar las tensiones internas en su territorio de otra manera que no sea usando la violencia, lo que nos ha llevado a muchos españoles a un profundo sentimiento de tristeza y repulsa por la inconsciencia y la masacre del hombre por el propio hombre.

No hay comentarios: