23/3/09

Es una irresponsabilidad y un insulto a la separación de poderes que los partidos políticos no afronten la regeneración estructural del sistema.

Ciegos, mudos y sordos, así aparecen ante la ciudadanía los partidos políticos que en lugar de propiciar la regeneración democrática de un sistema cada vez más perverso y contrario al propio hombre siguen buscando la perpetuación del todo vale. Los cambios estructurales son imprescindibles en este momento para conseguir un futuro sostenible y de calidad, una mejor economía para nosotros y las siguientes generaciones. Sin embargo, los partidos políticos no se muestran receptivos a afrontar seriamente el duro momento por el que atravesamos, un simple aviso de lo que está por llegar si se continúa exprimiendo el presente sin sembrar un futuro inteligente.

No hay comentarios: