14/4/09

La reducción de la publicidad en TVE suena a medida anticrisis igual a la de las bombillas de bajo consumo, o no consumir productos extranjeros.


Eso sí, la crisis en otoño 2009 puede ser feroz y hay que estar preparados nos advierten. No se lo dirán a quienes ya la vienen soportando desde las elecciones de 2008, cuando no se podían hacer advertencias que asustaran a nadie.

Hace pocos meses ya nos pareció del todo injusto la ingente cantidad de millones de euros que condonaban en parte la deuda con TVE y que fueron dedicados, inmediatamente por la cadena, a la compra de fútbol. Está claro que cuando la competencia desleal y la magnitud del hecho dañino es tan grande, todos otorgan y mutis por el foro.
Ahora, en los tiempos en que la publicidad impide la televisión, se dice que reducir un minuto de la misma en TVE es una medida drástrica anticrisis, que favorecerá así a las privadas y estimulará el consumo. Imaginamos y deseamos que todavía habrá periodistas que a pesar de una inclinación ideológica determinada, o de que consideren que la razón está de lado de uno de los bandos enfrentados, no hayan perdido todavía el sentido común, y decimos ésto porque son ellos los que tienen que reflexionar ahora sobre si el formato que está adquiriendo la televisión pública se asemeja en algo al ideal al que aspiraban algún día. Mucho nos tememos que ni unos ni otros pueden estar contentos con una TVE que no responde a más interés general que al futbolero - es vox populi por qué ya el Caudillo manejaba esta variable al tiempo que proclamaba la autarquía económica- y a unas Televisiones Autonómicas que suponen un serio agujero para el contribuyente, de esto último no se habla porque los minutos en TV, ya se sabe, importan más al dominio ideológico de los partidos que al servicio público.
Todo lo que sea intervenir en los medios de comunicación nos parece regresivo, rancio y contra la libertad, alienante, aunque sea para reducir un minuto por orden gubernamental y no por motivos del libre mercado. La TVE la pagamos todos, y al reducir la publicidad más todavía, viene a ser como el cambio de bombilla a bajo consumo para reducir la factura un 25% y a cambio la compañía eléctrica le sube el recibo general de la luz (lavadora, termo, pequeños electrodomésticos...) un 11%, lo comido por lo servido.
El Proyecto Liberal Español ya anunció en su día que en su programa electoral privatizará tanto la TVE como las Autonómicas.

No hay comentarios: