19/7/09

Hay que aprender de la Historia para que las crisis no se repitan.


...Ya es hora: Tenemos que extraer una lección del pasado.

El conocimiento crítico de las crisis económicas pasadas, de sus factores constitutivos y de sus consecuencias a corto y a largo plazo es imperativo para abordar con capacidad y sin atascarse una nueva crisis.

No es que la Historia se repita sino que, justamente, es para evitar que se repita. La primera enseñanza es la de distinguir entre las crisis de ajuste y las crisis de ruptura en materias económicas y financieras (estos dos últimos términos, lo veremos, no son, en efecto, sinónimos). Tenemos que extraer una lección del pasado.

La segunda enseñanza, es que las crisis de rupturas económicas y financieras tienen como origen causas primeras que, a menudo, no son ni económicas ni financieras...

...En las Islas Baleares vivimos del turismo, el turismo da para mantener nuestras necesidades básicas, si no cuidamos nuestro plato de comida y ambicionamos o codiciamos modelos productivos ajenos al nuestro estaremos en un grave error que traerá más paro, más estacionalidad y menos ingresos.

No podemos perder un modelo turístico que se ha sostenido durante años en las Islas de la Calma. Los de los grandes proyectos faraónicos, insostenibles, de construcción artificial de la sociedad es de otros. Por qué tenemos que mirar hacia Cataluña cuando aquí en las Islas Baleares podemos tener nuestro modelo productivo propio más fuerte y estable que el de cualquier otro lugar de España.

Cuando en Baleares construimos una montaña o ampliamos una urbanización agotamos con ello los recursos, sin embargo el turismo es una fuente de ingresos constante y bien dirigida perfectamente sostenible. En las Islas Baleares el principal motor económico es el turismo, aquí vivimos de eso.

Respetar nuestras tradiciones, nuestra cultura y nuestras lenguas propias, la balear o mallorquina es un complemento importantísimo para el turismo. Si vemos en Cataluña una cultura más abierta, moderna o superior a la nuestra, no estamos respetando lo que aquí se puede hacer, es peor, no nos damos cuenta de la gran oportunidad que suponen todavía las Islas Baleares para los que residimos en ellas. Una oportunidad que no podemos desperdiciar fijándonos más en los modelos productivos de otros que nos absorben en lugar de esforzarnos por hacer todo lo posible por nosotros mismos, igual que respetamos que lo hagan ellos.

1 comentario:

Francisco Fernández Ochoa dijo...

Comentario del Libre pensador: Qué razón tiene Sr. Fernandez Ochoa!

de hecho, a ninguno de los últimos Ministros de Economía y Hacienda que han gestionado las arcas públicas de este país se ha atrevido a ponerle regla alguna a la banca para evitar lo que ahora es un problema social y subsidiariamente se ocupa el Estado. ¿Como es posible que una norma tan simple como imporner a la los bancos que no concedan hipotecas por encima del 40% de los ingresos? ¿Cómo es posible que el 99% de las hipotecas en España sean a un interés variable puro? (en muchos países de la UE, como Bélgica u Holanda el Estado, no dejan el mercado de productos hipotecarios a la mera regla del riesgo y el coste beneficio de los bancos).

Me parece de una irresponsabilidad politica tremenda! Los gobiernos del PP y PSOE, con Ministros de Economía claramente ultraliberales (en el sentido económico de no interevencionismo de los mercados) han dejado a los bancos campar a sus anchas, financiar la construcción de miles de vivendas para ciudadanos que corrían unos riesgos altísimos. Ahora, el problema particular de los impagos se ha convertido en un problema social de tal envergadura que se le exige al Estado que intervenga. Es decir, Cuando se trataba de hacer beneficios a corto pleazo, el Estado no debía intervenir para regular y prever posible cambios de ciclo económico, y ahora que se ha demoronado el negocio, entonces el Estado subsidiariamente debe arreglar el problema. Me parece vergonzoso!

Para ´mi, el endeudamiento de los más débiles es una vez más fruto del pensamiento único ultraliberal que analiza las crisis como daños colaterales de un sistema que concede riquezas extremas a unos pocos y miseria a millones.

España necesita una sociedad militante y reivindicativa de un Estado del bienestar que no sólo acuda en momentos de crisis, sino que sea estable y disponga de productos públicos al servicios de todos, pero financiado también por todos. Incluidos los bancos y especuladores.

Para mi esta es la clave, una sociedad activa y militante consciente de que un Estado fuerte es sinónimo de estabilidad.

Ánimo Paco y a defender tus ideas! (muy necesarias en estos tiempos que corren)

P.D: espero que las lecciones que se saquen de esta crisis nos lleven a recomponer y crear los cimientos que nos hagan no caer tan bajo en futuras crisis.

Compartimos el análisis y los dos sabemos lo que haría falta para no repetir la humillación de tanta gente parada en España.