16/7/09

ERC sólo ve lengua y más lengua.


Cuando un partido minoritario se obceca con un asunto, el de la lengua, y no ve otra cosa puede ser peligroso, muy peligroso, sobre todo cuando su influencia en virtud de la Teoría organizacional de los partidos políticos en el de Gobierno mayoritario está a día de hoy a las claras, y no sólo porque lo haya dicho la Sra. Esperanza Aguirre para los madrileños, sino porque la artificialidad del tema lingüístico hace aguas por todas partes. Este Gobierno condicionado por los nacionalistas no es firme, y pierde el norte, el ejemplo de la financiación en asintonía con la dura etapa de crisis por la que atraviesa España lo pone de manifiesto, al final el incremento de impuestos no se hará esperar y todos pagaremos las consecuencias con una etapa de crisis más larga y más dura de superar, a lo que habrá que añadir la terrible obra pública no presupuestada a tiempo, que se añadirá a tantos males; pero hay uno que hoy hemos resaltado en Radio Balear, es nuestro límite: cuando al representante de ERC le hemos dicho abiertamente que para los liberales es más importante financiar un hospital - y que éste funcione bien, porque un error en el ámbito de la sanidad puede significar la vida de una persona como se ha visto en el hospital Gregorio Marañón de Madrid con la muerte del neonato Rayán- que no financiar un Colegio Público para que se enseñe en catalán. ERC ha puesto el grito en el cielo, como no puede ser de otra manera, sin embargo los apoyos de oyentes que han querido ponerse en contacto con nosotros no han cesado, por algo será. Una financiación no es una buena financiación por la cantidad, sino por su especificidad y, sobre todo, porque exista una estrategia financiera y económica detrás, como sucedería en cualquier empresa de cierto nivel, una señal más de que el Sistema está enfermo y dispuesto siempre al saqueo de los valores, vale menos la vida de una persona que la lengua que ésta tenga que hablar. La advertencia está hecha, sin humanismo y sin economía no hay nacionalismos que valgan, pese a quien le pese y aunque no sepan aceptar una opinión de los que no piensan como ellos.

No hay comentarios: