3/8/09

Comunicado conjunto contra el terrorismo PLIE-PCUA-AxJ

Forzar el sistema de convivencia que nos hemos dado todos hasta su extremo, ya sea con violencia o con corrupción, que implica otro tipo de violencia que pagan siempre los desamparados ante la Ley, debe condenarse. Los enemigos de la democracia no tienen que prevalecer sobre quienes trabajan y se esfuerzan por no retroceder en nuestro sistema democrático de libertades. En estos momentos de duelo por quienes dan su vida por nosotros, ETA ha hablado de la única forma en que sabe hacerlo, por este motivo y frente a ello deseamos expresar como demócratas nuestro completo apoyo y respaldo a las Fuerzas de Seguridad del Estado y Autoridades Institucionales. La organización terrorista utiliza implacable los tiempos políticos para perpetrar sus atentados, son expertos en el juego de la violencia.

Hacemos un llamamiento a la Sociedad Civil y a los Partidos Políticos para que no muestren fisuras internas ni debilidad en el tratamiento del debate democrático contra ETA. Libertad ante todo, los etarras deben cesar en la violencia armada y el Estado presionar sin tregua legalmente hasta conseguir que así sea. El debate político acerca de cómo intervenir democráticamente contra ETA no tiene sentido si no se pronuncia el Estado - la unidad de todos- sobre consideraciones fundamentales en la lucha antiterrorista:

a) La primera de ellas es la del respeto a las víctimas en igual proporción a la necesidad de evitar nuevas muertes, lo último no es una justificación para los familiares que han perdido a los seres queridos -la memoria es también una responsabilidad del Estado- y mucho menos una excusa para abrir ninguna puerta política a la banda.

b) La segunda, el respeto al pluralismo político -un valor democrático esencial- debe venir acompañado del debate político que reprima al máximo las acciones terroristas, de lo contrario no es creíble porque sencillamente es abrir, como decimos, una puerta política a la expresión terrorista. A la vista de los hechos violentos que históricamente ha venido perpetrando la banda armada la condena perpetua es una posibilidad democrática para los inevitables futuros, nada desdeñable en este momento. Si ponemos en valor el pluralismo, también hagamos lo propio con los mecanismos de defensa del sistema democrático y dotemos al Estado de Derecho de recursos ante quienes quieren manipularlo empleando la sangre. Fieles a nuestra línea de no hacer "política de sangre" condenamos el atentado y deseamos expresar nuestra condolencia a los familiares y amigos de los dos Guardia Civiles fallecidos en Palmanova, Calvià, Carlos Saenz de Tejada y Diego Salvá Lezaun, así como el deseo de que las Fuerzas del Orden pongan a disposición judicial cuanto antes a los asesinos.

El País Vasco vive inmerso en el terror y la predemocracia y los partidos políticos deberían unirse entorno a una causa común, la democracia como forma de gobierno en todo el territorio español. Llevar más lejos la argumentación o monopolizar la actuación política sobre la trama etarra es darle un protagonismo que ni se merecen los terroristas ni ganarán nunca utilizando el asesinato o cualquier otra forma de violencia.

No hay camino para la Paz, la Paz es el camino.

No hay comentarios: