31/8/09

Subir los impuestos no responde a un compromiso solidario con los que menos tienen, sino a sufragar los gastos que dispone el Gobierno.


El día de hoy ha sido dedicado por el Gobierno a exponer sus argumentos entorno a una posible subida de impuestos para un determinado perfil de las clases más ricas, excluyendo de esta subida a los empresario y a las personas que cobran una nómina. Es bien conocido que una subida de impuestos a determinadas clases pudientes únicamente favorece la movilidad de los capitales a otros países donde la fiscalidad sea más baja, repercutiendo en el medio plazo en la disminución de las inversiones en nuestro propio país.
Nota de 1 de septiembre: (Si realmente el dinero recaudado de las grandes fortunas fuera destinado a ayudar a los más desfavorecidos, hasta cierto punto podríamos estar de acuerdo; pero no, la realidad es otra, vean lo publicado hoy por un ente informativo nada sospechoso de estar en contra del Gobierno: El déficit del Estado se multiplica por 5 en un año y alcanza el 4,6% del PIB, http://www.cadenaser.com/economia/articulo/deficit-estado-multiplica-ano-alcanza-46-pib/csrcsrpor/20090901csrcsreco_4/Tes)

Mientras el Presidente del Gobierno justificaba esta subida selectiva por motivos de solidaridad con los más desfavorecidos no ha dudado en incluir en su argumentación la partida de gasto por la vacunación de la Gripe A, sustanciosa desde su punto de vista; por su parte, la Ministra de Sanidad nos recordaba que en países donde han pasado ya el invierno Austral no ha sido necesaria la vacunación de la población para afrontar los efectos del temido virus, y no pasa nada añade. ¿En qué quedamos? Pues quedamos mal, la solidaridad se emplea como una excusa y se dedicarán partidas a grandes gastos innecesarios si no pasa nada. En este punto sólo hemos visto la aquiescencia del PP con la política sanitaria del Gobierno Socialista, que en estos términos equivale a la sustentación de la política del miedo entrando en la corriente de la prevención a toda costa ¿por qué convergen aquí los dos partidos PP y PSOE?

La razón es evidente, los gastos de la vacunación favorecen a las empresas norteamericanas que fabrican el producto, ambos partidos observan conveniente pagar este peaje y además evitar una posible responsabilidad ante una posible pandemia que se extendiera por no haber hecho todo lo que esté a su alcance para evitarla. La Ministra de Sanidad recuerda que la vacunación es una simple barrera más a la expansión del virus, no es una panacea; pero no dice que este gasto extraordinario nada tiene que ver con la solidaridad que nos propone un Presidente que cada vez tiene más complicado justificar su argumentación económica antiliberal.
No es solidaridad con los más pobres la que nos propone Zapatero, España es un país solidario por antonomasia frente a otros, sino la solidaridad con los gastos que dispone su Gobierno.

No hay comentarios: