9/9/09

La distancia entre el Gobierno y la realidad de los ciudadanos ha quedado patente en el debate económico del Congreso.

La sensibilidad social que demuestra el Gobierno se reduce a las ayudas que presta, como si atendieran verdaderamente las necesidades. En el fondo tal y como hemos podido comprobar con algunas frases del Presidente Zapatero la percepción que tiene el Gobierno es de que la crisis no es tan grave, todo es transitorio y que el conjunto de la ciudadanía la está soportando bien y que a quienes verdaderamente afecta ya están percibiendo las ayudas oportunas. Pero claro, ni son las oportunas, ni son suficientes, ni se saldrá de la crisis cíclica por pura resistencia. El generalismo del debate y las continuas interpelaciones a la crispación le restan el rigor y la credibilidad.

El Gobierno está convencido de que lo único que tiene que hacer es mantener los servicios y prestaciones sociales a toda costa, hasta que el flujo de ingresos permita retomar el nivel de prosperidad de 2004, lo cual es indicativo de que este Gobierno no ha asimilado todavía ni el alcance ni la profundidad del golpe económico que España ha sufrido. Hablar de tránsito, de subida de impuestos provisionales, de resistir hasta que mejore evidencia una falta total de entendimiento de lo que ha acontecido, en verdad el modelo productivo español está agotado y de ésto no se habla y lo que es peor, no se trabaja en uno nuevo, hasta tal punto es así que el Gobierno confía en salir de la crisis gracias al repunte de la Construcción, de la dependencia otra vez de la especulación y el crecimiento insostenible. El Gobierno es ajeno al drama, vive instalado en la ficción del Estado del bienestar. Es cierto que saldremos de la crisis; pero con un Gobierno de transición sólo podemos esperar que se salga de manera transitoria de la misma, a la espera de que noticias económicas negativas vuelvan a sumir a los españoles en el mayor quebranto económico de los últimos 50 años. Cuando de la experiencia no se aprende volveremos a caer en más de lo mismo, desde luego es lo que se ha trasmitido hoy a la ciudadanía por los dos principales partidos en España.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me parece que más que desgastadas están corruptas: Dice la prensa:
"La presidenta del PP balear, Rosa Estarás, presentará su dimisión este viernes ante la Junta Directiva Regional, que se celebrará a partir de las 18.00 horas en el Hotel Tryp Bellver, según informan fuentes 'populares'"