29/9/09

La ruptura de UM con el pacto de Govern es una arriesgada estrategia electoral que arroja más sombras que luces sobre el futuro de las Islas Baleares


Las formaciones políticas están obligadas a arriesgar para rentabilizar sus resultados electorales, la puesta en escena de la ruptura de Govern habida entre UM y el PSOE es un claro ejemplo de estas prácticas, nada recomendables para la estabilidad y la certidumbre que precisan unas Islas Baleares sumergidas en una crisis provocada, precisamente, por este tipo de combates políticos en la última legislatura.

Comentar esta situación es obligado cuando lo que está en juego es el futuro político a medio y largo plazo de las Islas, no es nuestro estilo sacar rédito de las desuniones y debilidades de los demás, entre otras cosas porque los ciudadanos reeditan sus apoyos a las mismas formaciones políticas casi de manera automatizada y no precisamente por quién sea la persona concreta que se presenta a unas elecciones, gobierna o deja de gobernar, salvados casos puntuales de cierta popularidad que también padecen las debilidades de los personalismos políticos, lo que suele dar lugar a hablar "del partido de...".

Conscientes de esta realidad y preparados como estamos para asumir la responsabilidad de ser alternativa de gobierno en Baleares les recordamos que el Proyecto Liberal mantiene una trayectoria objetivamente moderada e independiente, moderna, cargada de nuevas ideas para la mejora de nuestra Sociedad Balear y Española. Como partido liberal tenemos que advertir que esta situación de desgobierno creada adrede sólo puede llevar al crecimiento de los extremos políticos, ya sean de izquierdas o de derechas, lo cual nunca ha sido sinónimo de caminos abiertos y viables para nadie.

No hay comentarios: