2/9/09

Los datos del paro conocidos hoy, 3.629.000 desempleados, nos deben hacer reflexionar para cambiar el modelo de producción.


Los datos del mes de agosto son inasumibles, sobre todo porque agosto es un mes tendencialmente a la baja en el empleo; pero no deja de comportarse dentro de los meses de temporada alta que, normalmente, incluyen septiembre en las previsiones. En este momento se confirma que estamos ya en el otoño-invierno más duro que recordemos en España desde hace décadas.

Algo debe cambiar, hay que reflexionar una nueva manera de producir, el reciclaje de los parados que ya no servirán más a la construcción y la apertura de nuevos yacimientos de empleo sostenibles debe ser inmediata. El esfuerzo organizativo es del Gobierno; pero el real será el de todos y cada uno de los españoles en nuestras propias casas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Los síntomas de recuperación (brotes verdes) parecen ser solapados por las cifras del desempleo. Lo cierto es que este modelo especulativo y de precariedad en las relaciones laborales hipoteca el futuro de los nuevos trabajadores y muestra el lado más insolidario de los mal llamados "empresarios". Mientras el Gobierno espera que el ciclo se regule por sí sólo por la "mano invisible". Pero esa mano, ahora está contando las ganancias y no piensa invertirlas.