14/10/09

La presencia internacional de España y la inversión norteamericana pasa por Afganistán.


De los encuentros mantenidos en estos días entre los Presidentes Obama y Zapatero se han concluido varias cuestiones:


1. Mayor presencia militar de España en Afganistán. En palabras de la Ministra de Defensa, no vamos a dejar ahora que los Talibanes vuelvan a recuperar el mando allí.

2. Una negociación recíproca basada en las inversiones financieras en ambos países, de tal manera que España invierta más en EEUU y EEUU lo haga en España. Ahora bien, ¿cuándo? en palabras del Presidente Zapatero, cuando termine la crisis en España.

La idea es que cuando ya no estemos en crisis, es decir que haya garantías y seguridad jurídica para los inversores, EEUU nos tenga en cuenta como país inversor. Lo cual nos lleva a la siguiente conclusión: El Presidente Zapatero ya se ha instalado en el optimismo de los buenos momentos, ya ve el fin de la crisis y más allá, es decir, que anuncia sustanciales ganancias para España cuando todo haya terminado. ¿Cómo? A través de negociaciones bilaterales. Lo cierto y verdad es que cuando llegue el momento de cerrar los acuerdos España ya habrá enviado nuevas tropas a cargo del erario público a Afganistán, estando como estamos en crisis. ¿Por qué? Porque ahora es el momento de no hacer nada nuevo, ni Alianza de Civilizaciones, ni talante, ni quedarse sentado cuando pasa la bandera del país al que ahora se agasaja. El por qué es muy complicado, sólo lo conoce el Presidente del Gobierno que ve con optimismo esta nueva alianza bélica y económica, el problema es que entre tanto llegan las promesas casi cinco millones de españoles estarán en el paro durante lo que resta de 2009 y todo el 2010. Las familias españolas que están a su suerte en España tienen su propia guerra particular, más dura que la de Afganistán y cualquier otra. Para ellos no hay nada previsto, que resistan si pueden.

No es Afganistán mejor que Iraq, ni es más humanitario ni más benévolo con el terrorismo. Es la economía de guerra americana la que pretende ahorrar a costa de la presencia militar de los países que la ayuden, dejo de ser hegemónico pero a cambio todos ayudan, es la filosofía Obama. Estos acuerdos sustentados en vaticinios olvidan el momento preciso por el que atravesamos y nos recuerdan que no hay ninguna solución de Paz para el mundo que pase por la guerra. Asentada esta premisa que es fundamental, que no sigan engañando porque lo que hay es más de lo mismo, con más talento dicen ahora, claro. La oposición del PP ya ni existe para pronunciarse sobre estos temas, está demasiado ocupada con el caso Gürtel y compañía.

No hay comentarios: