5/2/10

¿Y ahora qué?


La grave crisis económica e institucional por la que atraviesan las Islas Baleares nos hace plantearnos si el camino hacia el futuro trascurre adecuadamente hacia mejor. La purga política de quienes arrojan dudas en la gestión democrática era necesaria y, por lo tanto, es bueno que se ejemplarice de esta manera; pero no es menos cierto que las Islas Baleares atraviesan una fuerte crisis también económica, lo que no hace aconsejable, en absoluto, el adelanto de unas posibles elecciones. Sin lugar a dudas se avecinan tiempos convulsos, donde todo está abierto y puede suceder, incluso la emergencia sin precedentes de nuestro partido liberal dispuesto como está a ocupar el espacio de centro político que equilibra las Instituciones siempre que se fundamente en ideologías que respeten el interés general, el de todos los Baleares. ¿Cuántos mallorquines han apostado por un partido propio como Unió Mallorquina, ya se les habían abierto las puertas de Menorca e Ibiza, y ahora qué? Nuestras siglas están incorruptas y más que nunca ha llegado la hora de que las nuevas alternativas políticas afrontemos el reto que nos plantea la democracia y su propia evolución, los que quieran estar de este lado serán bienvenidos, aquéllos que pretendan perpetuar más de lo mismo ya saben lo que les espera.

Texto secundario

No hay comentarios: