21/10/10

Pleno extraordinario Ayuntamiento Palma sobre turismo.


El fomento y la protección de nuestro patrimonio debe enfocarse desde la necesidad de darlo a conocer, de transmitirlo a todas las personas que nos visitan como un bien público, respetado y querido por todos los palmesanos que desean compartirlo con el resto de ciudadanos del mundo que nos visitan.En los últimos años se ha venido marginando este patrimonio por diversos intereses, muchos de ellos ajenos al propio turismo.

Es por este motivo que la UUAAMM desea desarrollar una serie de políticas activas en el sentido de rescatar este patrimonio autóctono y nuestras profundas tradiciones para abrirlas al turismo como un complemento, sirviendo para el ciudadano residente de manera que sienta cómo se preserva su cultura y se muestra como parte de nuestra riqueza a los turistas.

El turismo balear tiene la gran virtud de ser un motor económico, una fuente de ingresos que, a diferencia de otros yacimientos de empleo y crecimiento económico, puede ser sostenible y fiable en lo venidero, de tal forma que la evolución del turismo en las Islas Baleares debe ser pareja al desarrollo y calidad de vida de los ciudadanos que habitan en las Islas Baleares. En este sentido la reconstrucción de la Playa de Palma no sólo debe enfocarse como una posibilidad más de crear empleo ahora que el sector de la construcción está en crisis, sino de hacer un modelo de convivencia ciudadana y turística ejemplar como siempre ha sido el modelo turístico balear para el resto del mundo.

Texto secundarioPleno Extraordinario Ayuntamiento de Palma de 20 de octubre de 2010.
Unión de Asociaciones de Mallorca sobre Turismo.

El fomento y la protección de nuestro patrimonio debe enfocarse desde la necesidad de darlo a conocer, de transmitirlo a todas las personas que nos visitan como un bien público, respetado y querido por todos los palmesanos que desean compartirlo con el resto de ciudadanos del mundo que nos visitan.

En los últimos años se ha venido marginando este patrimonio por diversos intereses, muchos de ellos ajenos al propio turismo. Es por este motivo que la UUAAMM desea desarrollar una serie de políticas activas en el sentido de rescatar este patrimonio autóctono y nuestras profundas tradiciones para abrirlas al turismo como un complemento, sirviendo para el ciudadano residente de manera que sienta cómo se preserva su cultura y se muestra como parte de nuestra riqueza a los turistas.

El turismo balear tiene la gran virtud de ser un motor económico, una fuente de ingresos que, a diferencia de otros yacimientos de empleo y crecimiento económico, puede ser sostenible y fiable en lo venidero, de tal forma que la evolución del turismo en las Islas Baleares debe ser pareja al desarrollo y calidad de vida de los ciudadanos que habitan en las Islas Baleares. En este sentido la reconstrucción de la Playa de Palma no sólo debe enfocarse como una posibilidad más de crear empleo ahora que el sector de la construcción está en crisis, sino de hacer un modelo de convivencia ciudadana y turística ejemplar como siempre ha sido el modelo turístico balear para el resto del mundo.

De esta manera, el servicio público y el municipal deben empezar a considerar y sentir estas variables como propias, afrontando esta perspectiva y propiciando una mejor convivencia y protección de los espacios públicos, conservando aquellas tradiciones que acercan fraternalmente al pueblo y hacen que la vida de la ciudadanía esté abierta hacia lo público, como es tradicional en todos los pueblos del Mediterráneo. Una ciudad que no esté viva no favorece en absoluto la visita de los turistas al centro de Palma, entre otras cosas porque si no se abre la puerta de la Catedral durante el día y la mayoría de establecimientos y restaurantes tienen que cerrar sus puertas por el efecto de la estacionalidad estamos sometiendo a la ciudad de Palma a una constante aceleración y desaceleración que hace que todo sea más difícil, no sólo su mantenimiento y limpieza, sino también a la hora de reactivar sus servicios municipales cuando hacen falta, con lo que introducimos un elemento que el Ayuntamiento debe tener en cuenta para prestar sus servicios con eficacia de cara al turismo y es el de la previsión.

Tanto las compañías aéreas, los tour operadores, como las grandes empresas hoteleras que explotan el turismo en las Islas Baleares deben ser conscientes de esta realidad y deben revertir parte de sus ingresos en forma de reinversión en las Islas Baleares.

Es delirante que a día de hoy todavía no se haya resuelto el problema de las comunicaciones interinsulares, destinando a tal efecto embarcaciones obsoletas o transporte aéreo que no es el adecuado por la calidad del transporte que se precisa, por la cantidad de pasaje que transita por el puerto y aeropuerto de Palma, inferior al que haría rentable el trayecto, y por las distancias cortas que hay que recorrer y que no resultan rentables, salvo en fiestas concretas, para las compañías encargadas de estos servicios.

El servicio público está reñido, en ocasiones, con la rentabilidad de la empresa privada; pero no por ese motivo debe dejar de prestarse o prestarse en inferioridad de condiciones con respecto a otros. Es precisamente en estos ámbitos donde la gestión y el liderazgo político sirven para buscar acuerdos que resulten favorables a ambos intereses.

Para la UUAAMM el consenso de los partidos políticos para llevar a cabo grandes reformas estructurales como la que se propone a través de la figura del consorcio de la Playa de Palma son el modelo turístico de reforma a seguir en las próximas legislaturas en las Islas Baleares.

Este modelo de consenso debe hacerse extensible a todas las zonas turísticas de las Islas Baleares que están degradadas y obsoletas, procurando que las nuevas construcciones se adapten en clave de modernidad y desarrollo sostenible a los planes urbanísticos controlados desde la Administración Pública. Esta es por tanto la responsabilidad del Ayuntamiento de Palma como parte orgánica del Consorcio a la hora de dar a conocer, informar puntualmente a todos los ciudadanos de cómo evoluciona un proyecto de reforma que debería ser ejemplar para el resto de municipios.


Las políticas relacionadas con el turismo deben tomar entidad propia, no pueden quedar subordinadas o ralentizadas por disposiciones estatutarias que sirven para la normalización y la regularización de la convivencia social de los que habitan en las distintas y diversas regiones de España; pero que no abarcan de manera realista el alcance de las necesidades de los territorios insulares, como las Islas Baleares, abiertos al turismo y a la inmigración como pocas Comunidades Autónomas en España.

Desde la UUAAMM creemos que desde el Gobierno central no se ha valorado suficientemente la realidad de una Comunidad Autónoma como la nuestra, que el Ayuntamiento de Palma no ha obtenido el respaldo financiero que merece de Madrid por ser Palma una ciudad que tiene tanta especificidad y un modo de vida propio, de ahí nuestra preocupación porque este tipo de políticas que no son solidarias con nuestro modelo turístico repercutan en la ralentización de la modernización de los territorios más avanzados, prestándole mayor importancia de la que merecen a los asuntos políticos históricos, partidistas y de enfrentamiento entre los pueblos, en lugar de mirar hacia el futuro y aprovechar la oportunidad que se tiene en el presente de hacer las cosas bien, abriendo así Palma sus puertas al mundo, a la globalización, sin perder sus esencias y sus valores tradicionales, las que han marcado su carácter y su identidad históricamente.

Este carácter cosmopolita se le reconoce especialmente a la ciudad de Palma de Mallorca, donde las políticas municipales deben ser transversales, interrelacionadas, pues todo es un sistema de conjunto que bien gestionado produce la satisfacción en las personas que lo habitan y la mejor productividad del Municipio. En este sentido,

La limpieza, reformados los horarios y cuadros en función de las nuevas necesidades como las creadas por el turismo de cruceros con afluencia masiva en días puntuales,

La modernización de infraestructuras e información sobre las previsiones para terminar las que ya están en marcha, es lamentable no poder prever siquiera cuándo se va a finalizar el Palacio de Congresos.

Los protocolos de actuación de las distintas fuerzas de seguridad y los equipos sanitarios municipales deben contribuir a hacer de la Ciudad de Palma de Mallorca esa ciudad que todos queremos, en la que el turista también cuenta y debe ser correctamente atendido como un ciudadano más mientras esté de paso entre nosotros.

Incluyéndose en esta construcción la visión de los ciudadanos que nos visitan y que esperan de nosotros una serie de servicios y de atenciones que, en la mayoría de los casos, están todavía descuidados o son todavía incipientes a nivel municipal porque el Ayuntamiento todavía no ha asumido su rol respecto del turismo, porque se mantiene al margen de cuestiones en las que debe intervenir porque si no lo hace el Ayuntamiento no lo hará nadie, igual que es la Institución más cercana al ciudadano también es la Institución más cercana al turista, aunque en ocasiones parece que el Ayuntamiento vive de espaldas a esta realidad dada su falta de implicación con un turismo en manos como está de las empresas privadas. Esta oferta privada debe complementarse y consolidarse desde la gestión pública para que los espacios sean concurrentes y el turista no pase en el mismo día por el mejor hotel de Palma y por la calle más sucia del municipio.


Fdº. Francisco Fernández Ochoa.
Vocal UUAAMM.

No hay comentarios: