10/3/11

Un político liberal y humanista.


Preguntas:

¿Quién es Francisco Fernández Ochoa? Nací en 1971 en Palma de Mallorca, ciudad en la que ejerzo como abogado. Para completar mi formación académica me licencié en Ciencias Políticas y de la Administración. Mi gran afición es la pesca, no puedo pasar mucho tiempo como mallorquín que soy sin sentir que está cerca el mar.

¿Por qué se presenta como político? En cuanto terminé mis estudios lo primero que me sobrevino fue la responsabilidad moral y profesional, la necesidad de darle una respuesta práctica a mis inquietudes intelectuales. Me propuse no permanecer impasible ante las cosas que suceden y al comprobar que todo en la vida tiene un trasfondo político me decidí a intervenir, a expresarme en libertad y con respeto hacia los demás. Como abogado atiendo más de cien casos al año; pero la mera posibilidad de incidir en la vida de miles de personas con una Ley me ha hecho comprender que mi vocación está en la política, entendida como una herramienta que debe servir a la solución de los problemas de la Sociedad Civil, no a crearlos.

¿Qué es el PLIB? Es el partido político de corte liberal que he contribuido a fundar en las Islas Baleares y que presido en la actualidad.

¿En qué lugar del espectro político se sitúa? En el centro. Los liberales estamos en el centro político por definición, ser liberal es ser de centro, no tenemos que luchar por él, somos en el continuum ideológico el centro en sí mismo.

¿Objetivos políticos? El primero de todos es conseguir que el Liberalismo resurja con fuerza en las Islas Baleares. Las próximas elecciones municipales y autonómicas las afronto como una oportunidad única para conseguir que el partido político Proyecto Liberal se dé a conocer y se convierta en una alternativa política a tener en cuenta en Baleares.

¿Qué ofrece PLIB a los empresarios? Seguridad jurídica, confianza, credibilidad y sobre todo compromiso para no crear polémicas estériles ni incertidumbres políticas que afecten al mercado. La marca liberal conlleva todas estas características. El mero hecho de ser liberales nos obliga a identificarnos con los tejidos productivos de nuestra sociedad, sobre todo con la pequeña y mediana empresa, con los autónomos y los jóvenes emprendedores.

¿Qué mejoras sociales proponen? Las que permita la economía. No se puede abrir caminos si las Leyes no vienen acompañadas de las partidas presupuestarias necesarias para hacer realidad las políticas sociales que se proponen por parte de los partidos políticos. Los liberales tenemos una idea muy clara de que nuestra finalidad es social, no podría entenderse de otra manera nuestra participación en la arena política; pero las mejoras sociales vienen de la mano del saneamiento y el desarrollo económico. Las mejoras sociales dependen, en definitiva, del buen estado de la economía de cada uno de nosotros, de tener o no dinero en el bolsillo, tal y como hemos comprobado con la crisis económica que nos asola. No es lo mismo crecer que desarrollarse, está demostrado que no basta construir, hay que mantener también las infraestructuras y procurar una redistribución equilibrada y justa de la riqueza entre la población, evitando en lo posible las prácticas monopolistas. En este momento en nuestro país no habría nada como incentivar las mejoras sociales relacionadas con la creación de puestos de trabajo, la apertura de nuevos yacimientos de empleo, el reciclaje laboral y las inversiones en la educación de las futuras generaciones. Los liberales sabemos cómo conseguirlo, les pondré un ejemplo, de manera comparada, en los países europeos donde gobernamos en solitario o en coalición el paro es sólo el estructural.

¿Qué le hace falta a este país para salir de la crisis? Liderazgo político, firmeza en las decisiones. Hemos cedido el timón del barco a los grumetes. Las políticas liberales son las que están sacando de verdad a EEUU y al resto de países europeos lentamente de la crisis. Muy al contrario de lo que se ha afirmado falazmente los liberales no tenemos la culpa de que se haya degenerado el sistema político y económico en España. La falta de previsión del Estado, el cortoplacismo político y los intereses electoralistas han impedido tomar medidas contundentes contra la crisis cuando había que hacerlo. Al final esta falta de visión política ha terminado por empobrecer a toda la población, dificultando así retornar al sendero del crecimiento económico. No basta con decir que hay que bajar los impuestos, sino que hay que hacerlo en el momento apropiado, justo antes de que se inicie la recuperación. La optimización de la producción, la eficacia en la gestión pública y la preservación de los recursos naturales son algunas de las actuaciones que garantizarían una mejora progresiva de nuestro sistema, aquejado como está además de una gran falta de valores al haberse instalado la clase política en el todo vale. Así cualquier neo desvirtúa su origen, las políticas económicas liberales no son neoliberales o neoconservadoras, no tienen nada que ver, de igual forma que nos distinguimos de las políticas socialistas que sólo recurren al intervencionismo económico para gestionar la crisis, con lo que la perpetúan aún más.

¿En qué se distingue un partido liberal de los demás? En la reflexión profunda, en no querer alcanzar el poder por el poder. Los liberales obtienen de manera regular una representación electoral cercana al 15% Este tanto por ciento también se cumple en España, de manera que muchos españoles nos declaramos ser liberales en esa medida. Esta representación se incrementa cuando los partidos políticos gobiernan con tantos errores, como está sucediendo ahora, que los liberales alcanzan mayores cotas de gobierno, siendo apoyados en ese caso por el 25% ó el 30% de la población. Nuestra participación política es estructural, no somos un partido creado de manera oportunista o coyuntural, nuestro ideario cuenta con una tradición de más de doscientos años y nuestra obligación a día de hoy es reinterpretar a los clásicos liberales para dar una solución liberal moderna, actualizada, de orden liberal a los problemas endémicos que presenta nuestra sociedad balear. El Liberalismo es mucho más que un pensamiento o una filosofía, es un paradigma científico. Todo tiene una solución que puede adoptarse desde un prisma liberal.


Entrevista concedida a la revista Gran Empresa, de próxima publicación.

No hay comentarios: