11/4/11

Reprobación a la alcaldesa y su equipo municipal por el incumplimiento de los acuerdos plenarios municipales.

Deseamos expresar nuestro desacuerdo con la manera de proceder del actual equipo municipal porque en la práctica han decidido realizar inversiones públicas y proyectos municipales interviniendo en la vida de los ciudadanos, pero sin tenerles en cuenta.


Cuando esta mala praxis se concreta en que las reuniones con los vecinos no sirven más que para justificar que éstas se han realizado, pero en realidad sigue encubriéndose la voluntad del equipo de gobierno de no querer hacer las cosas de otra manera que no sea la que ya se ha decidido estamos ante una rotura de los puentes de comunicación entre el equipo municipal y la ciudadanía.


Se practica una política de oídos sordos a todo lo que no sea adulador, a todo lo que no sea perpetuarse en más de lo mismo, se impiden las iniciativas ciudadanas y se cercena la democracia conformándose con una imagen falsa de cómo son las cosas en la realidad.


Son Uds. especialistas en proyectar imágenes que no responden a la realidad, cómo se nota que Uds. no leen a Platón sino que gobiernan con las mismas prácticas que ya han sido denunciadas históricamente por quienes defendemos la libertad de las personas frente a las imposiciones.


Lo que les decimos no es porque sí o porque haya alguien que se encargue de remover estas críticas y así sacar provecho de ellas, la Unión de Asociaciones de Mallorca responde por sí misma y si hubieran habido resultados, si Uds. hubieran decidido con eficacia y, finalmente, se hubieran acercado más a las posturas de los vecinos hoy les hubiéramos felicitado en lugar de decirles que están haciendo mal las cosas, que su gestión de gobierno no es eficaz porque incide en la manera en que se configura una ciudad que a la vista está cada día funciona menos y genera más conflictividad social.


En las reuniones en que hemos participado nos hemos sentido formando parte de un juego que al final sólo les beneficia a Uds. porque todo en él está preparado para que sus decisiones de gobierno sean bien vistas. Una vez que esta imagen se ha conseguido, Uds. siguen adelante, se empeñan, ponen en la práctica lo que han ganado de esta manera y el resultado final es un desastre como puede apreciarse en Blanquerna y en la calle Fábrica, en definitiva en todas aquellas barriadas en las que el equipo de gobierno se ha mostrado inoperante para atender los problemas de la ciudadanía generando además un coste inasumible para los ciudadanos, no sólo de inversión pública mal dirigida, sino costes de producción, y sobre todo sociales porque generan problemas en lugar de solucionarlos.


A pesar de la experiencia, de todas aquellas cosas que se han demostrado que han funcionado mal Uds. siguen en más de lo mismo, se siguen haciendo las cosas de la misma manera y así Sres. Del equipo de gobierno municipal, no vamos a ninguna parte, sólo a la frustración de que quien quiere hacer bien las cosas se encuentra con esta maquinaria de poder y dinero que sólo sirve para generar más poder y dinero para unos cuantos mientras la población en su conjunto se sigue empobreciendo y lo que es peor, la calidad de los servicios públicos municipales cada vez más es inferior.


Un acuerdo plenario se puede incumplir, dos también; pero cuando el incumplimiento de los acuerdos plenarios se convierte en una manera de gobernar, en algo rutinario estamos ante una falta democrática en el funcionamiento de la Institución Plenaria, porque se perjudica con ello la confianza que los ciudadanos tienen depositada en sus representantes, en pocas palabras hacen valer la imagen de que lo que dicen los políticos son palabras que se las lleva el viento, con todo lo que este mensaje significa y daña al sistema democrático. El equipo de Gobierno puede tener razones para incumplir un Pleno, pero no las tiene cuando el incumplimiento es su manera de imponer a los ciudadanos lo que no quieren, lo que no han pedido y lo que no necesitan.

No hay comentarios: