11/9/12

Rajoy describe en su primera entrevista un panorama para España como el de la Antigua Roma en decadencia.

El mejor momento de la primera entrevista en TVE1 al actual Presidente del Gobierno desde su elección fue cuando la formidable periodista, Anabel Díez del País, consiguió que Rajoy reconociera sentirse orgulloso de una Reforma Laboral que está perjudicando a millones de españoles, pero que será según su criterio la que sirva a partir del año que viene para sacar a España de la crisis. El titular hubiera sido fácil "Rajoy se siente orgulloso de la Reforma Laboral que mantiene en el paro a un promedio de cinco millones de españoles" pero por respeto a la situación, que es cierto que requiere de unidad para superarla, se ha interpretado en clave de resistir lo que a uno le echen, que es como están los españoles se han acostumbrado a soportar a los gobernantes que durante más de 30 años de democracia han inflado la Administración a golpe de interés político subvencionado, igual que a la burbuja inmobiliaria.

Ser austeros para controlar el déficit público es el mantra de los políticos que nos tienen que salvar, como dicen ellos porque sus medidas no pueden estar fuera de la realidad, y claro, la realidad que tenemos hoy emerge como un nuevo amanecer en el que nadie quiere ya las responsabilidades de lo que pasó ayer, y antes de ayer, y el mes pasado y las anteriores elecciones políticas. Se trata por tanto a los españoles de desmemoriados pendientes del pan y el circo, como ya se estilaba en la Antigua Roma donde el sacrificio por el Imperio era muy bien visto, pero claro, solo se sacrificaba a los de siempre, a los que pagan impuestos porque lo prudente es no bajarlos ahora espeta el Presidente de todos los españoles, mientras muchos de los españoles dejaron de ser libertos para ser esclavos del sistema financiero hace ya más de cinco años, cuando empezó esta ola que ha ahogado a muchos y de la que solo algunos saldrán reforzados.

A ver cómo explican luego el rescate estos partidos políticos que nos gobiernan con tanta coherencia siempre procurando lo mejor para nosotros, porque en esta línea dirán luego que han sido ellos los que han salvado a España a pesar de lo bochornoso del rescate. Por muy coherente que pretenda ser ahora, Sr. Rajoy, esta situación hace ya tiempo que se le ha escapado de las manos. A todo período de comodidad le sucede otro de decandencia; pero es que los que pagan ahora por estar en decadencia todavía no saben que es lo que es estar acomodados como lo estuvo la casta política que gobernara Roma y su Imperio al igual que hoy sucede con España.

No hay comentarios: