23/1/13

La hipocresía del doble Sistema.

El meollo de la cuestión no es si se han pagado supuestamente sobres en negro o no a los altos cargos del PP, sino de dónde sale un dinero presuntamente gestionado por miembros de la ejecutiva del Partido y que no está controlado fiscalmente -alguno ya ha admitido haberlo recibido. Las Leyes sobre financiación de partidos políticos se cambiaron en 2006/7 acertadamente; pero como siempre hecha la Ley hecha la trampa que ya viene de antiguo, del origen. El problema es el doble Sistema para todo.

Los partidos políticos deben tener, todos, tabla rasa a la hora de enfrentarse en la campaña política, igualdad de oportunidades para convencer por los argumentos y no solo por el marketing. Lejos de ésto, lo que vemos es cómo cada vez es más difícil hasta presentarse a unas elecciones libres porque suben cada vez más el listón, el muro que  aisla a los partidos políticos del pueblo.

Tampoco la auditoría arrojará luz sobre lo que se ingenia de manera oculta, ni es relevante para el pueblo si la amnistía fiscal favorece o no al Tesorero del PP, como declaró su abogado señalando un camino diseñado de manera personalizada a seguir, que garantice la impunidad para su cliente; sino que lo importante es saber qué hace un Senador con cuentas en Suiza de dudosa justificación o por qué las empresas de las que participa reciben subvención del Estado, las mismas empresas que ahora han hecho ERES y han dejado a los trabajadores en la calle porque después de haber recibido y ganado millones de Euros no pueden resistir cinco años de crisis con sus trabajadores en plantilla, las mismas empresas que se supone que hacen sentir orgulloso al Estado español porque son patrióticas.

Mi Patria son las Islas Baleares y lo es España; pero no el dinero que se gana por ser español. No es de Patriotas decían criticar a los sucesivos Gobiernos que han arruinado nuestro país.

La mera sospecha de que el Presidente del Gobierno de un país pudiera haber estado sujeto a estas prácticas, recuerden la que se lió cuando se sospechó de que el Presidente Zapatero tenía contratada a tiempo parcial y en negro a una sirvienta del hogar, repercute inmediatamente en la credibilidad del Sistema, sea verdad o no.

Y es que se hace política sobre una base hipócrita, falsa, dando por supuesto que cobrar complementos en negro para los trabajadores que perciben una nómina es una técnica de defraudación consentida y una práctica extendida. Ahora se explica por qué a los españoles no les importe tanto la corrupción, al fin y al cabo si quienes tienen que dar ejemplo no lo hacen permite un ámbito de falsa libertad, de emulación por parte de la ciudadanía de lo que creen que es normal porque los dirigentes lo ven normal, y si yo fuera él haría lo mismo, rechina entre dientes el ciudadano.

Lo importante para los corruptos es no dejarse cazar, cuando te cazan es porque eres tonto y así es como tratan al pueblo, como si fuéramos tontos que no sabemos de qué va esto de la política y las pruebas diabólicas y no dotar a la Justicia de los recursos que merece, ni a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de medios, ni al ejército el rango internacional de intervención en misiones de Paz que merece, ni a nadie que controle el patio.
Imagen de "Sa Fuya". La Guardia Civil persigue en bicicleta al caballo de Trote,
por la corrupción que hubo de UM en Baleares.

Y es cierto, por lo visto es mejor pasar por tonto a participar de lo que hay, así nos enseñan que hagamos, a que las relaciones internacionales e institucionales de los países democráticos estén fundadas en una falsedad, en una apariencia falaz, en una imagen hipócrita que encubre todo un entramado de intereses que llaman política, vaciando de contenido esa palabra que se escribe con mayúsculas, esa herramienta que de utilizarse bien es imprescindible para dar solución en democracia a los problemas y no a crearlos artificialmente para el beneficio de las élites de hierro.

La clase media es la que paga en este Sistema hipócrita, y lo hace no solo con impuestos, sino con el precio de su propia extinción cuando no se la necesita porque lo que está en juego es la perpetuación de la propia élite. La transición política hacia la democracia avanzada no está, en absoluto, acabada en España.

No hay comentarios: