29/3/15

PROGRAMA LIBERAL PARA PALMA DE MALLORCA 2015

PROGRAMA LIBERAL PARA PALMA DE MALLORCA 2015

Palma requiere de un Estatuto corporativo propio, como gran ciudad que es, porque territorialmente está abierta al mar y es el municipio por excelencia de tránsito para los turistas.

En Palma existe una grave problemática que impide la eficacia y la eficiencia, derivada de una mayor demanda de servicios por parte de la población, tanto cualitativa como cuantitativamente hablando, como también sufre mayores exigencias organizativas, financieras, nuevos problemas de participación ciudadana que no vienen recogidos en la Ley de Capitalidad, que sigue siendo insuficiente y poco utilizada por las disputas de color político; y que tampoco han encontrado solución operativa a través de las Asociaciones de Vecinos, altamente politizadas.

 POR TODO ELLO, CONSIDERAMOS DE SU INTERÉS, POR SER ÚTILES, LAS SIGUIENTES PROPUESTAS LIBERALES PARA PALMA:



Políticas sociales:

-         La pirámide poblacional está invertida, es necesario seguir dedicando esfuerzo público en la apertura y mantenimiento de residencias públicas para la tercera edad, según estadística poblacional y envejecimiento por zonas.

-         Apertura de los Centros de asistencia a nuestros mayores las 24 hs. del día, 365 días al año.

-         Ordenación por prioridades sociales de las partidas presupuestarias municipales.

-         Mejorar la información y comunicación con los apuntados en listas de espera coordinando los esfuerzos municipales con los del Consell Insular de Mallorca.

-         Completa transparencia con métodos de contabilidad pública de los contratos menores administrativos. La transparencia es un concepto ligado a facilitar el acceso a la información pública de los ciudadanos que tengan un interés en ella. Esta actitud es sinónimo, además, de prácticas de buen gobierno.

Poder saber en cualquier momento qué cobra un cargo público, el coste de los gastos de representación o de protocolo de una Autoridad, o cuáles son los costes fijos que soporta una entidad pública no es una información que no tenga importancia cuando de lo que se trata es de disminuir la corrupción.
La corrupción política ha pasado de ser un tráfico de influencias directamente a consistir en obtener un provecho ilícito y personal de la gestión pública, a malversar lo que se recauda con fines que nada tienen que ver con el interés público o general de los ciudadanos.

No hay, por tanto, que dejar de valorar el hecho de que cualquier convenio, cualquier contrato de la Administración debe ser transparente, debe responder a unos criterios de código ético y de servicio público fuera de toda duda. Hay que dejar atrás los informes cuyo contenido era extraído de internet a cambio de cobrar grandes sumas de dinero por mentir, por copiar, por plagiar.

Hay que poner en valor la transparencia como una garantía de eficacia de las inversiones públicas, de saber a dónde se destina y para qué sirve el dinero público en cada barriada, en cada Ciudad, en cada Comunidad Autónoma.

El Parlamento de las Islas Baleares tiene que ser consecuente con esta demanda que afecta a los entes locales por cuanto de que exista transparencia depende en buena medida su propia credibilidad, su razón de ser como órganos de recaudación que están en contacto con el ciudadano. A través del Ayuntamiento, a su instancia, se solucionan los problemas de los ciudadanos, cómo puede por tanto una Institución que sirve a los ciudadanos generar problemas en lugar de solucionarlos, la transparencia sin duda es una herramienta mucho más potente de lo que parece, porque con ella le damos al Ayuntamiento la credibilidad de que lo que se va a recaudar de verdad sirve a los servicios públicos básicos, a los más elementales que son, al mismo tiempo, los más valorados por la ciudadanía.

-         La Administración pública tiene que empezar a ser responsable de sus propios incumplimientos, la misma exigencia que se tiene con los ciudadanos se tiene que tener con los responsables públicos. La exigencia de cumplimiento y rendir cuentas de lo que se ha hecho y de lo que queda pendiente es transparencia. Esto hace unos años era lo que se entendía como gestión política hoy, hay que recordarlo de nuevo, hacer su revaival haciendo que además de buena gestión política sea transparente para garantizar que el dinero público se queda en las tuberías públicas y no se desperdicia por agujeros a lo largo del recorrido público hasta que se presta el servicio a los ciudadanos.

-         Especial exigencia de cumplimiento de requisitos, control, cualificación y de formación para el personal que atiende en las residencias de la tercera edad.

-         Ayudas para personas que no puedan pagar su hipoteca. Algunas entidades financieras, no todas, no han hecho bien su trabajo, hablamos principalmente de las Cajas de Ahorro.

El Estado ha intervenido en la búsqueda de soluciones a costa del erario público, del dinero de todos. De tal forma que la gestión incorrecta de la crisis inmobiliaria la pagan siempre los más débiles, quienes no tienen ni la estabilidad ni la estructuración necesaria para poder soportar la situación que vivimos.

A esta mala gestión, consistente en parchear las consecuencias, se une la legalidad, somos el único país europeo en el que el Derecho español determina que aunque te quiten la casa que compraste con un préstamo hipotecario permanece la deuda adquirida, las soluciones de dación en pago no son otra cosa que el reconocimiento de estas entidades financieras de que no han hecho bien las cosas, soluciones intermedias que evitan la verdadera búsqueda de responsabilidades.

Un dato, mientras el precio de las viviendas ha decrecido durante la crisis, las hipotecas han seguido manteniendo su carga económica sin adaptarse ni a la situación general ni a la concreta de las personas que la habían suscrito. La vivienda que adquirimos en su día a un precio de mercado si hoy la vendiéramos tendría un valor mucho más bajo, sin embargo la tasación que sirvió a la hipoteca es la misma, no ha cambiado y el pago de la hipoteca se mantiene en los mismos términos que cuando se adquirió. Si el BCE no hubiera bajado los tipos de interés, un intervencionista más, aún se pagaría más por las hipotecas que cuando fueron adquiridas.

El efecto es claro, las entidades financieras prefieren embargar la propiedad de quienes no pueden hacer frente a las hipotecas y acumular parquet inmobiliario, activos con los que negociar su posición antes que reducir el coste de las hipotecas de acuerdo a la situación de crisis inmobiliaria.

Si de los errores no se aprende, si el intervencionismo del Estado solo lo aplicamos en las medidas que pagamos todos, permaneceremos mucho más tiempo del necesario en una situación de tránsito por el fondo de la crisis económica sin salir adelante.

Hoy, a la vista de que los errores no se corrigen, tenemos que estar de acuerdo en que es necesario ayudar a las familias y personas que se encuentran en una situación desesperada y que así puedan acreditarlo, porque las cosas no se hayan hecho bien no tienen que ser ellos quienes padezcan las consecuencias inhumanas de no aplicar la Constitución española en su deseo de una vivienda digna para todos los españoles, refiriéndose evidentemente, a la primera vivienda.

Estamos con la plataforma anti desahucios, con promover medidas paliativas por parte de las Instituciones públicas ya que las entidades financieras no lo hacen y después de 7 años de ver cómo han sido capaces de actuar ante el desastre humano que padecemos ya sabemos que no van a cambiar, por lo tanto, intervención ya a favor de los más desfavorecidos con ayudas a quienes no pueden pagar su hipoteca por su condición precaria demostrable, por lo menos que se haga algo que les sirva de ayuda y no quedarse de brazos cruzados. Aunque esta, recordamos, solo es una solución provisional que no arreglará el problema que ha generado la avaricia de las entidades financieras sin escrúpulos.

En concordancia con nuestros planteamientos municipales, El PLIE establecerá los varemos o criterios asistenciales en función de los recursos disponibles en las arcas del Ayuntamiento de Palma, procurando destinar partidas presupuestarias que prioricen este gasto social antes que otros gastos que no son humanamente tan necesarios.

-         Compromiso municipal del PLIE con la infancia y los adolescentes: La Convención de los derechos de los niños en Ginebra de la ONU, UNICEF, Save the Children, todas las organizaciones y organismos internacionales saben lo que los distintos países deben cumplir para que se considere que de verdad existe un compromiso con la infancia.

Por lo tanto, sabiendo cuáles son las metas políticas la obligación de todos nosotros es una sola: dar cumplimiento a las obligaciones que se tienen siempre con los más débiles.

Para ello, tenemos que hablar de coordinación. Los fenómenos que producen la pobreza infantil son varios y todos ellos están íntimamente ligados con la falta de empleo de las personas mayores, por lo tanto es fundamental coordinar las políticas sociales, detectar los casos de pobreza infantil e intervenir institucionalmente.

Quiénes son de verdad sujetos de derecho de esos compromisos internacionales con la infancia, evidentemente deberían ser los niños, hay que enfocar, canalizar los esfuerzos en ellos y también en los adolescentes que todavía no están independizados y que su principal activo para el futuro será recibir una correcta educación en el presente.

Por lo tanto para dar cumplimiento a los compromisos internacionales hay que trabajar a nivel interno en las escuelas y en la sanidad pública, hay que destinar partidas presupuestarias concretas, que contemplen estos supuestos directamente y que no esperen a ser otorgadas solamente cuando son detectados los casos más dramáticos como ha sucedido por desgracia en nuestro municipio. Si en algo tiene sentido adelantarse es en esto.

Un país occidental y civilizado como España no tiene que dar lugar siquiera a que existan casos de pobreza infantil cuando es imprescindible adelantarse aprovechando el sistema de comedores escolares y favoreciendo que todos los niños puedan disponer de material escolar suficiente para cada curso escolar.

Cuando se detectan los casos de pobreza es porque los sistemas de información que deberían existir en constante funcionamiento han fallado, quiere decir que ya se ha llegado a las consecuencias de algo que no se ha controlado antes como toca, y que por lo tanto falla el sistema, se toca la red de seguridad tarde y mal, por lo tanto quiere decir que no se ha legislado convenientemente ni se ha tenido en cuenta que hay que dar siempre un alto nivel de rendimiento a nivel de cumplimiento de los compromisos con la calidad de vida de nuestros pequeños y adolescentes.

Un sistema occidental de valores y de Derecho, de cumplimiento de compromisos, de asunción de responsabilidades según las directrices internacionales pasa por aprender, de esta crisis tenemos que sacar importantes conclusiones, porque ha pasado lo que nadie esperaba y es que de verdad existe la pobreza infantil en nuestros colegios públicos, se dispara la delincuencia juvenil, el mobing, los comportamientos incívicos de los menores, el sistema debe retroalimentarse con lo que aprendemos, mejorar las expectativas internacionales no es solo darle cumplimiento municipal a los compromisos, que son eso compromisos, sino marcarse un alto estándar de calidad interno de mejora del sistema, que funcione de verdad con la infancia y los adolescentes, entonces no hará falta revisar los compromisos, sino que estaremos por encima de los varemos que se nos exigen y será entonces cuando podremos decir que el Ayuntamiento de Palma se ha adelantado y ha hecho bien su trabajo y no tiene que justificar, como ha sucedido en el Ayuntamiento de Madrid de manera completamente ofensiva que no hay pobreza infantil, sino obesidad. No digamos que nuestros niños son obesos, no ofendamos a las víctimas de la falta de compromiso de las Instituciones con los problemas de la infancia, digamos más bien que no solamente cumplimos sino que los niños y los adolescentes son lo más importante de nuestra sociedad porque son nuestro futuro.

Si pensamos en qué Ciutat de Palma queremos para los niños es fácil imaginarse el resultado, lo que hay que hacer por tanto es poner los medios para conseguirlo.

Una ciudad con parques, con mobiliario urbano cuidado, con limpieza, con seguridad vial es una Ciudad para niños.

Palma se esfuerza a diario para ser una Ciudad habitable, para ser una ciudad en la que todos podamos convivir protegiendo a los más débiles, sin duda lo conseguimos, porque los problemas que padecen los niños están localizados, sabemos muy bien cuáles son y no forman parte, salvadas excepciones que se van detectando, de estadísticas que no puedan mejorarse.



Los niños dependen directamente de sus progenitores, así hemos estructurado la sociedad civil, por lo tanto los problemas que tengan los mayores incidirán directamente en la calidad de vida de los niños.

El Ayuntamiento es la Institución del Estado más cercana al ciudadano, siempre lo decimos; ¿pero está cerca de los niños? Les sirve también a ellos.

No hay mejor favor para la educación de los pequeños, para que su hábitat urbano sea sostenible y de calidad que arreglar en la medida de lo posible los problemas de los mayores: el paro, la falta de dinero para poder pagar las hipotecas, la pobreza en general y la infantil en particular. Y habría que profundizar en muchos otros que a veces se nos escapan, por ejemplo ¿cómo es la relación de los niños con los más jóvenes? cómo interactúan los niños con las generaciones inmediatamente superiores en el ciclo pedagógico, cómo van asumiendo que se hacen mayores y que entran de lleno en las problemáticas que aquejan a esos estratos jóvenes, en tránsito de la población: como son el tabaquismo, el alcohol y las drogas, el mobing escolar, la violencia en los colegios entre alumnos.

Funcionalmente la Ciudad de Palma está preparada, la escolarización obligatoria ha sido el gran paso que era necesario para que consiguiéramos el control público adecuado, ahora tenemos que dar el siguiente, profundizar adentrándonos en el mundo real de los niños. A diario se observan con satisfacción las colas de los niños de guarderías y colegios acompañados por sus maestros por las calles de Ciutat, de simple excursión o dirigiéndose a un lugar concreto donde hacer sus actividades escolares, donde aprender, la colaboración de la Policía Municipal en estos casos es esencial y de hecho funciona porque estamos consiguiendo que crezcan en un entorno adecuado, protegido.

Si la funcionalidad de la ciudad está solucionada y se trabaja en ello fíjémonos más bien en la pedagogía, en la educación que reciben, en la psicología infantil, en su salud, en las atenciones que precisan para madurar sanos y equilibrados y entonces podremos decir llenos de orgullo que la Ciudad de Palma lo es también de los niños y que está llena por ellos de vida y de inocencia porque ha sabido entender y transmitir a las futuras generaciones estos valores.

            - La dependencia como prioridad municipal. Para el PLIE hemos pasado de intenciones generalistas, al más puro desmantelamiento de los servicios creados a razón de la Ley 4/2009 de Servicios Sociales de las Islas Baleares y de la puesta en marcha de la Ley 36/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia.

La situación en este momento es que únicamente podemos hablar de una estructura competencial, vacía de contenidos reales, desmantelada como está el Área de Bienestar Social con muy pocas posibilidades de prestación de servicios sociales por parte del Ayuntamiento de Palma, por lo que damos pasos hacia atrás y ni siquiera se garantizan los derechos de las personas en claro riesgo de exclusión social.

No han avanzado las prestaciones sociales de acuerdo al crecimiento económico exponencial de nuestra Comunidad Autónoma, y no existe a día de hoy plena garantía de prestación de los servicios sociales desde un punto de vista local, existiendo además una considerable reducción de la plantilla de personal del área de bienestar social. Tales son pues nuestros compromisos electorales.

Es necesario, por tanto, realizar un plan estratégico que garantice las prestaciones básicas, entendiendo por tales, en todo caso, el alojamiento, la alimentación y el vestido. Y estas prestaciones no dependen del presupuesto, sino que están garantizadas como derechos de quienes acrediten que están en la necesidad de obtenerlos para que les sean concedidas y gestionadas las ayudas fundamentalmente por parte del Ayuntamiento de Palma.

Conseguir que estas prestaciones mínimas estén garantizadas no es un ejercicio de bondad del Ayuntamiento, sino una obligación legal cuya falta de aplicación deja en la más absoluta indigencia y pobreza a quienes no son atendidos por múltiples razones. Cuando ni siquiera ser pobre es una garantía objetiva de que se pueda tener acceso a estas prestaciones significa que algo se está haciendo mal, que hay que encender las alarmas, pues está demostrado que en la práctica, la manera en que se planifican estos servicios a día de hoy está en clara contradicción con el espíritu de las leyes que durante la última década han intentando regularizar este tema sin éxito, pues la crisis económica ha dado al traste con la mayoría de previsiones financieras de esta estructura de competencias, convirtiendo los mismos criterios generalistas que la fundaron en su día en una aplicación inhumana de las leyes y sometida a los vaivenes de la economía que nada tiene que ver con la inspiración Constitucional a la que deberían servir estas normas.

            - Medidas del PLIE para que las ayudas económicas en materia de servicios sociales sean pagadas de manera urgente, en plazos razonables.

La larga duración de la crisis económica está dando a conocer un nuevo fenómeno que afecta a las clases sociales más desfavorecidas. Se trata de aquellas personas que, aún teniendo empleo, están en una situación precaria, lo que ha provocado que el paso del tiempo sin ingresos estables o insuficientes les provoque pobreza.

La apariencia de tener un trabajo esconde la realidad del día a día, la imposibilidad de llegar a fin de mes y atender los gastos esenciales en los hogares, además de impagos hipotecarios y de todo tipo de deudas contraídas en los tiempos en que, aunque el trabajo era igualmente precario, existía cierta movilidad laboral.

Esta recesión ha afectado especialmente a las barriadas de Palma que se han visto más densamente pobladas, incorporando nuevas etnias culturales y diversidad de religiones, por lo que se requiere de un proceso de integración que se ralentiza con la crisis y que, en estos momentos, sitúa a muchas personas en la más completa desestructuración social (Garau-Columnas, Son Gotleu). Hasta tal punto ha llegado esta situación que entidades privadas se están organizando para hacer aportación de alimentos, lo cual obliga al Ayuntamiento de Palma a tener que adoptar medidas rápidas al respecto, dada la gravedad y el profundo alcance social que tiene este asunto.

Una de las medidas más necesarias y directas, de impacto inmediato, es la de realizar los pagos en materia de servicios sociales con carácter urgente. Una vez que se han realizado las comprobaciones y se asegura el Ayuntamiento que realmente la persona que lo solicita está dentro de los parámetros de pobreza que se establezcan, la ayuda no puede esperar. Los trámites administrativos no deben demorar las ayudas una vez que estas han sido reconocidas como necesarias, por cuanto el tiempo es vital en la asistencia de estas personas completamente superadas por la situación, hasta el punto de no poder comer, no tener luz ni agua, o de verse desahuciadas de las viviendas.

No nos equivoquemos, el que un mayor número de personas inmigrantes se vea cada vez más en esta situación no debe ocultar el dato de que ya es el 50% de la población autóctona o local, de nacionales españoles, la que también se encuentra en esta situación de haber tocado fondo.

Una vez que se ha superado la primera fase y no se ha podido evitar que exista pobreza, son las Instituciones más cercanas al ciudadano quienes tienen la obligación y la responsabilidad de actuar con inmediatez para paliar esta situación, a día de hoy completamente desbordada. Por lo tanto, es el Ayuntamiento de Palma el órgano administrativo y político más cercano a los ciudadanos y quien tiene que responder con inmediatez.

Resolver en menos de 48hs. las ayudas directas puede evitar la siguiente fase, la siguiente escalada en la degradación social, pues las personas que no tienen sustento buscan alternativas en la más absoluta ilegalidad, en la economía sumergida, en la violencia y el delito. Si actuamos se tiene la oportunidad renovada de evitar la degradación, si bien, somos cada vez más conscientes de que será difícil volver a recuperar los niveles de bienestar social que se habían alcanzado en Palma.



 Urbanismo municipal:

-         Aumentar los coeficientes de edificación, hasta 5 plantas en todo el Municipio de Palma.

-         Dotar de carácter mediterráneo a las nuevas construcciones. Un perfil para las edificaciones propio de las Islas Baleares, como sucede en aquellos lugares donde se quiere conservar y respetar un modo de vida, una estética uniforme y distinguida.

-         Control de los vertidos ilegales, residuos y aguas fecales (agravado por el efecto de las inundaciones en Palma, cada vez más frecuentes).

-         Sobre EFICIENCIA ENERGÉTICA DE LOS EDIFICIOS DE MÁS OCUPACIÓN. La construcción es la fuente de financiación básica de los entes locales. Pero con la crisis de la construcción los impuestos locales, tales como el IBI, sin ir más lejos, son los que salvan año tras años a las arcas públicas del Ayuntamiento de la quiebra, de ahí los esfuerzos para calibrarlo como una herramienta de las más eficaces para la recaudación.

Ahora bien, la inspección técnica de edificios y los criterios de eficiencia energética son cargas que pasan directamente a tener que ser sostenidas por el comprador, por el habitante de la casa.

Hemos pasado de un tiempo en el que la energía fotovoltáica se subvencionaba a otra fase en el que hay que pagar por generar nuestra propia luz, cómo podemos entonces hablar de eficiencia energética si hemos convertido este concepto en otra herramienta de recaudación del Ayuntamiento, si son las propias Instituciones Públicas las que ponen en valor o en desvalor unas prácticas que inicialmente eran favorables a la eficiencia energética de los edificios y ahora lo son al incremento de los precios de la energía. Y evidentemente, eso va más allá de un Ayuntamiento, tiene que ver con los intereses energéticos de una nación.

La propuesta por tanto, tal y como está redactada, se entiende en el deseo de que los edificios que generan gran ocupación sean eficientes energéticamente como un modo de contribuir a la mejora del medio ambiente, pero no nos engañemos, lo que subyace detrás de la eficiencia es la falta de criterio con la que se hacen las construcciones, una falta de concienciación que ahora viene a suplirse por la vía impositiva.

Se causa un doble efecto, por una parte los constructores de viviendas y de edificios dedicados al comercio no han sido sometidos a criterios de calidad en sus obras, de hecho se les ha facilitado hacer las obras a destajo y luego, una vez que ya tenemos el piso en el mercado o el edificio de gran impacto visual empezamos a grabarlo, a cargarlo impositivamente como si fuera un bien de consumo mueble, como si fuera prácticamente un vehículo. De gran ocupación, de lujo.

A dónde lleva esta forma de hacer las cosas, a la ruina de las familias que han comprado su vivienda como primera residencia y no como un elemento de especulación inmobiliaria.

Desde luego las iniciativas favorables al medio ambiente urbano deben ser secundadas todas, dado el grado de contaminación que hemos alcanzado, alergias, nuevas enfermedades, que es tal y como está ahora mismo la situación provocada por el abuso de los recursos naturales. Un motivo más para advertir sobre la improcedencia de la autorización salvaje de prospecciones petrolíferas en las Islas Baleares que solo ayudarían a un modelo energético consumista desfasado por su peligrosidad y efectos perniciosos a la Naturaleza y al paisaje de las Islas Baleares. La Ciudad de Palma, SEGÚN EL MODELO FUNCIONAL LIBERAL, DICE NO AL PETRÓLEO.

  

Deporte base.

- Dotación de instalaciones deportivas para las barriadas.

El PLIE Balear, desde sus inicios como partido político, se viene interesando por el deporte palmesano en todas sus facetas, sobre todo lo concerniente al fútbol y de modo muy especial por el fútbol base que consideramos debería ser la columna vertebral para que de nuestra cantera salieran magníficos jugadores que fueran la base de nuestros equipos primates (Real Club Deportivo Mallorca, Atlético Baleares, etc.).

Y, por otra parte, hay falta de recintos deportivos, a pesar de que existen numerosos solares vacíos, propiedad de Instituciones.

Un caso muy preocupante, es el caso del emblemático e histórico Campo de Fútbol de la Antoniana que se encuentra en un estado acentuadamente lamentable, por lo tanto es necesario construir instalaciones deportivas modernas en esta zona de General Riera (un lugar idóneo sería el cuartel militar situado entre la carretera de Valldemossa y la carretera de Sóller) que abarca numerosas barriadas (Camp Redó, Cas Capiscol, Amanecer, S´Escorxador, etc.) y, de esta forma, poder practicar el deporte en las debidas condiciones.



 Favorecer al máximo la participación ciudadana:

Proponemos evitar la mala praxis, ya que hemos pasado de que las reuniones con los vecinos no sirven más que para justificar que éstas se han realizado (PSOE) a ni siquiera notificar las decisiones municipales que afectan directamente a la expresión ciudadana (PP) en Cort.

Estamos ante una rotura de los puentes de comunicación entre el equipo municipal sea del color político que sea y la ciudadanía. ¡PP, PSOE Y MÉS NO NOS REPRESENTAN!

La participación ciudadana y el asociacionismo están en regresión a Ciutat.

El Proyecto Liberal propone un replanteamiento de todo este sistema participativo, prioritario para la prestación de las políticas sociales de atención directa al ciudadano, para que los Casals de Barri vuelvan a estar en manos de los ciudadanos, no de empresas con interés mercantil, y que estas iniciativas estén apoyadas y controladas en su buena ejecución por el Ayuntamiento.


Las dificultades de financiación inherentes al sistema de subvenciones que se ha creado complica la gran dedicación de recursos humanos y materiales que precisan estos casales y agudiza la falta de motivación de los gestores públicos para abordar con energía una solución de conjunto hacia esta falta de atención a los ciudadanos, que ha llegado a niveles de gran preocupación.

 Comercio:
- La ciudad de Palma necesita un diseño funcional del conjunto del Municipio para los ciudadanos en general, que propicie la convivencia sana para vecinos y comerciantes, que deben estar unidos y no divididos en la configuración de la Ciudad de Palma que todos queremos.

-         Esta conflictividad entre lo que debería ser y lo que se puede hacer, propia de la realidad poblacional del Siglo XXI es la que debe determinar las técnicas con las que el Ayuntamiento ejecuta su poder gestor en Palma, incidiendo en todos los detalles de la ciudad, desde qué sentido cultural se le debe dar a los desfiles y fiestas populares que tengan lugar en la ciudad, respetando los elementos tradicionales que nos consolidan como Municipio balear y que al entender del Proyecto Liberal, PLIB-PLIE dan a conocer nuestra identidad a quienes nos visitan, hasta el horario de luces, fuentes, apertura de comercios, salas de fiesta, reducción de ruidos, etc.

-         Siendo consciente siempre el Ayuntamiento de que estas decisiones son las que pueden tener luego repercusión en la estacionalidad y en el cambio de pautas comerciales que se han venido consolidando negativamente año tras año en nuestra Ciudad y que han desembocado en el cierre de numerosos pequeños y medianos comercios porque se ha perdido la perspectiva de que el Municipio es un ente vivo, dinámico, motor de la riqueza y un actor o agente administrativo decisivo, no un simple complemento de las iniciativas que se tomen a nivel autonómico o nacional en este sentido, directamente relacionado con el sentir de la población, y que requiere de una altura de miras que proyecten a la Ciudad de Palma como algo más que una ciudad de tránsitos para un determinado turismo que, por otra parte, no centra su atención en la ciudad. Y todo con respeto por los que habitan siempre, por los vecinos, y su arraigo cultural y comercial. Que estas dos últimas facetas del Municipio de Palma se estén perdiendo no es una casualidad, como ha sucedido con la denominada “Ruta Martiana” del casco antiguo, obedece al incentivo de otras prácticas relacionadas con el tipo de explotación o modelo turístico de interior hacia el que se focaliza erróneamente la actividad del Municipio.

-         Estas pautas o comportamientos dirigidos por otros entes administrativos superiores, que no son los Municipales, han generado la pérdida de nuestra propia identidad cultural como mallorquines y la pérdida del dinamismo comercial a favor de los grandes centros comerciales o de los propios centros hoteleros que concentran toda la oferta, nocivamente incluida, en los paquetes de viajes vacacionales, dos errores que deben regularse de manera coordinada por las Autoridades competentes, pues han conformado históricamente parte de nuestra carta de presentación ante los que nos visitan, con gran éxito, pues han sido determinantes de una marca, de la identidad y calidad de las Islas Baleares reconocida internacionalmente y que, ahora, no puede verse afectada por ser más rentables otras explotaciones del turismo que, insistimos, deben ser un complemento y no una suplantación de la forma de vida, tradicionalmente liberal, que los palmesanos desarrollan en el Municipio de Palma de Mallorca y de la que también viven.

La recalificación de los terrenos de Ses Fontanelles y la previsible construcción allí de un nuevo macro centro comercial, como ya sucediera en Porto Pí y se intentara en el Lluis Sitjar sin éxito (antes de decidir su demolición), vuelve a suscitar el debate sobre si estos centros realmente favorecen el comercio tradicional, el pequeño y mediano comercio palmesano.

Desde nuestro punto de vista en absoluto, muy al contrario y como se ha comprobado al permitirles abrir incluso los domingos, sirven a una inversión desmedida que difícilmente encontrará quien pueda sostenerla, pues de lo que se trata es de garantizar su explotación detrayendo posibilidades al pequeño y mediano comercio de los alrededores de la zona o canalizando hasta allí a posibles compradores que dejan de tener en cuenta sus opciones comerciales más cercanas, las tiendas de barriadas.

Palma se ha visto vaciada literalmente de posibles compradores que buscan la comodidad, la rapidez en detrimento de la calidad del servicio y optan por las grandes superficies comerciales y el desplazamiento en vehículos en lugar de comprar en el centro o en los barrios. Estos movimientos redundan en una crisis de la mediana empresa que encuentra más dificultad que nunca en remontar los malos datos que ofrece la reducción de oferta comercial en Palma y, por consiguiente, de la correspondiente demanda que, como decimos, se traslada a las afueras de la Ciudad para realizar sus compras más cotidianas.

-         La responsabilidad del Ayuntamiento de Palma para volver a favorecer el mercado en las barriadas es máxima, por cuanto es el instrumento más cercano al pueblo que puede favorecer, de nuevo, la cultura del pequeño y mediano comercio entre los palmesanos, volver a la costumbre y la calidad en la atención y los productos que desde siempre nos ha ofrecido el pequeño comercio y que difícilmente podremos recuperar si continuamos por el camino de los macro centros comerciales que, además, pagan pocos impuestos municipales.

-        Propuestas concretas del PLIE para el sector de talleres de reparación de vehículos y motocicletas:

§        1.- Tarjetas ORA prepagadas para talleres y profesionales de la instalación y reparación.
§        2.- Persecución y cierre de empresas y talleres ilegales.
§        3.- Creación de un depósito municipal, donde dejar los vehículos abandonados en espera de abono de la factura, de estancia gratuita para talleres, importe a abonar por el cliente moroso. Esta medida conllevaría la creación de un registro de clientes morosos para su localización o apercibimiento al pago a través de la matrícula del vehículo.
§        4.- Facilitar la contratación de aprendices y seguimiento de los contratos.
§        5.- Control férreo de productos para su reciclaje.


 Cultura balear y patrimonio:

Una postura integradora y convivencial del ciudadano mallorquín con el entorno en el que se ubica no está reñida tampoco con el respeto por sus tradiciones y por la preservación de una rica y profunda cultura mediterránea a la que pertenece.

Precisamente, el Proyecto Liberal considera que es el Ayuntamiento quien debería encargarse de este reconocimiento cultural para que no se pierda y pueda compaginarse con la necesidad de modernizar aquellas infraestructuras y edificaciones que se muestran hoy obsoletas en nuestro Municipio, como alternativa a la recesión en la construcción de obra nueva.

El compromiso de modernización del Ayuntamiento de Palma está íntimamente relacionado con el poder del Ayuntamiento como órgano gestor del Municipio y, por lo tanto, como órgano decisor en términos de oportunidad política, consciente de la realidad de la población y, sobre todo, de ser un órgano ejecutor que tiene que conocer las necesidades y compartir su manera de hacer las cosas con la ciudadanía a la que sirve.



Turismo municipal:

A lo largo de las dos últimas legislaturas el turismo también ha ido ganando terreno desde su enfoque municipal, aún en estado embrionario, si bien se puede recoger un sentimiento de pertenencia al territorio de los que habitualmente residen en él y saber compaginarlo con los que nos visitan, con el deseo de que lo hagan frecuentemente, lo que posiciona al Ayuntamiento como órgano gestor de estas necesidades poblacionales y de sus diferentes clases (residente permanente u ocasional, transeúnte habitual, estacional u ocasional), sabiendo en cada momento cómo debe encauzarlas para darle satisfacción a la mayoría de ciudadanos que habitan o se encuentran en su territorio.

De esta manera, podemos conseguir que sea una realidad y no una simple definición que el territorio municipal sea el ámbito físico donde el Ayuntamiento del Municipio ejerce sus facultades, presta sus servicios públicos, administra los bienes del Municipio, tanto de dominio público como los patrimoniales, y ejerce las funciones de policía en el mismo, atendiendo siempre a la diversidad de su población y a la realidad de su tiempo, de tal manera que pueda decirse que nada de lo que sucede en el término municipal le es ajeno al Ayuntamiento.


Economía municipal humanista:

El Ayuntamiento de Palma, lastrado por asuntos macroeconómicos que le exceden y que necesitan de la intervención de los organismos superiores, tiene la responsabilidad de incrementar, en los momentos de dura crisis económica que vivimos, las actividades de interés social, de mejorar los recursos destinados a dar alimento, ropa y orientación a los más desfavorecidos, a las verdaderas víctimas de esta situación tan extraordinaria como humana. Mientras se resuelven los problemas generados por una gestión inadecuada de los grandes servicios, que no se pierda la perspectiva humana a la que también debe servir el Ayuntamiento, en mayor medida si cabe en tiempos de crisis.

El humanismo aconseja tratamientos acordes con las finalidades sociales, con las políticas sociales que toman tierra en el Ayuntamiento como el órgano más cercano a los problemas reales de la ciudadanía. Pero no nos engañemos, no se puede hacer política social sin las dotaciones presupuestarias adecuadas, sin dinero.

En este sentido, la obligación del Ayuntamiento, además de política, es ética y humanista, pues el bienestar de los pobres depende de la labor humanitaria que se realice desde las Instituciones.

Muchas personas, miembros integrantes de los núcleos familiares desconocen las posibilidades que el Gobierno y las entidades financieras han puesto a su disposición como medidas cautelares contra la crisis. Esta desinformación por sí misma ya es injusta, pues aplicar automatismos en los casos de necesidad es lo mismo que tratar distintas enfermedades con el mismo medicamento, ya sea o no el adecuado.

La pobreza viene determinada por la edad, la situación laboral, la desestructuración familiar, por los problemas personales, por la marginación.

En definitiva, poner los medios al abasto de quienes realmente lo necesitan, comprobando que realmente sea así, determinaría una política social del Ayuntamiento más preocupada porque las ayudas lleguen realmente a su destino, sin los condicionamientos y las limitaciones que se tienen en este momento y que hacen que los servicios que se prestan en este sentido sean deficitarios, insuficientes o simplemente inservibles en un gran número de casos.

Los principios administrativos de cooperación y solidaridad obligan en estos momentos a que el Ayuntamiento de Palma destine su esfuerzo práctico a estas ayudas, que no tienen porqué ser subvenciones, complejas administrativamente hablando, sino ayudas directas a quienes acrediten un rango de pobreza que permita actuar frente a los problemas de la ciudadanía con resultados.

El Proyecto Liberal se solidariza con los colectivos más desfavorecidos por la crisis económica como el de los parados, el de amas de casa y el de indigentes y hace un llamamiento a que las medidas económicas que se prometieron por parte del Govern Balear y las Instituciones como el Ayuntamiento de Palma lleguen hasta las personas más necesitadas en nuestro Municipio, con especial consideración de la pobreza infantil y la exclusión social. No se trata de condonar deudas, ni de subvencionar la pobreza, sino la de habilitar un sistema asistencial sanitario y alimentario suficiente para dar cobertura a los desamparados por la crisis durante todo el año, no solamente en verano, mientras se proponen y buscan nuevos yacimientos de empleo para ocupar a quienes han perdido su único modus vivendi, el trabajo.



AGILIZACIÓN DE LOS TRÁMITES ADMINISTRATIVOS.

-         Entendemos que la mejor manera de agilizar esta situación es revisando el organigrama municipal, su funcionalidad y eficacia en términos de servicio productivo que revierte en todos, pero principalmente en los que más lo necesitan.

-         Qué trámite administrativo debe agilizarse para contribuir así a la productividad privada, ésa es nuestra prioridad, qué sector o qué negocios precisan de la agilización administrativa para que las licencias sean expedidas en tiempo y forma sin demora, ése es nuestro compromiso, ésa es la motivación administrativa que necesitamos.


SEGURIDAD PARA PALMA Y PLATJA DE PALMA.
La inversión en una policía autonómica va en detrimento del resto de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad que ven cómo sus posibilidades para realizar bien su trabajo cada día son inferiores.

Es aquí donde el Parlamento de las Islas Baleares, el Consell y los Municipios deben mostrar más sensibilidad, más agradecimiento por el servicio prestado, el reconocimiento más allá de las palabras de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, tanto de la Policía Local, como de la Guardia Civil como de la Policía Nacional debe sostenerse en la cooperación, la dotación de medios, la observancia del proceso selectivo y de la eficacia de la prestación del servicio sabiendo que al final, se sirve a las Islas Baleares, sin que por ello se precise una policía autonómica.

- Para resolver el caso especial de la policía turística, prácticamente desmantelada por el PP, paradójicamente el partido que la concibió, el PLIE propone su integración en el Cuerpo de la Policía Local. El contrato laboral de los Agentes policiales turísticos por temporada es contrario al principio de seguridad que necesita de la estabilidad.

O asentamos la labor policial de manera permanente en la Platja de Palma para disuadir el delito o su trabajo será ineficaz.

El PLIE ha sido testigo directo de cómo con la presencia de un solo agente, toda una calle principal de Platja de Palma, transitada y llena de negocios abiertos al público a las 15 hs. de la tarde queda libre de delitos, al instante. Ya no digamos de madrugada.

Por eso, los ciudadanos, no podemos entender que todos los convenios que se han firmado hasta hoy para la mejora de la seguridad pública y el apoyo a la policía turística nazcan inestables.

El PLIE quiere demostrar que el Cuerpo de la Policía Turística, impulsado en su momento por el Partido Popular, no nace como una imagen para los turistas, sino con vocación de verdadero servicio público para los ciudadanos.

La solución tiene que ver con la contratación laboral adecuada, estable, regular, que dé derechos propios de una contratación legal a los agentes y que sea seguida de la distribución de tareas policiales durante todo el año y, sobre todo, que lleve inherente el reconocimiento a la necesidad del trabajo de este colectivo que, desde su inicio ha cosechado grandes éxitos en materia de coordinación policial.

Los derechos policiales del colectivo tienen que ser una realidad, y no un mero desideratum, un éxito de todos los palmesanos ¿Quién puede estar en contra del sentido común de contratarles como corresponde?

Los municipios turísticos, una de las principales fuentes de ingresos para las arcas públicas, necesitan dotarse de este tipo de cuerpos policiales. Una contratación laboral de policías turísticos anual evitaría las fluctuaciones y oscilaciones propias de la temporada turística, de tal manera que si se alarga no se causaría la desconfianza de que estarán desatendidas las cuestiones relativas a la seguridad, como ha sucedido por falta de previsión durante toda la ultima legislatura.

Cuando se ha batido el mayor récord de afluencia de cruceros, hasta 7 barcos en el mismo sábado, 19 de Octubre de 2013, los policías turísticos más preparados, los que saben idiomas y tratar al turista estaban de vacaciones obligatoriamente.

La falta de presupuesto no es excusa. Estos trabajadores, no piden indemnizaciones, piden trabajar con estabilidad y garantías propias de un puesto de trabajo seguro también para ellos, que tienen que enfrentarse a diario a la delincuencia.

Un análisis de las necesidades nos lleva a evaluar el tipo de delincuencia al que se enfrentan, es una delincuencia itinerante, que reside durante todo el año en el territorio insular. Cuando termina la temporada en Alcudia los delincuentes vienen a la Platja de Palma, cuando termina en Platja de Palma desplazan su actividad delictiva al centro de la ciudad de Palma. Son delincuentes que viven de la delincuencia, del hurto y el delito durante todo el año, que se repliegan en segunda y tercera línea a la espera de la vuelta de más turistas con quienes llevar a cabo su propia campaña delictiva.

Este tipo de actividades delictivas necesitan de las aglomeraciones como las que tenemos en el centro de Palma en Navidad, en Reyes, en tiempo de rebajas, son las oportunidades para este tipo de delincuentes que ya sabemos que entran por una puerta del Juzgado y salen por la otra porque no se ha creado el que ya solicitáramos en su día que fuera el Juzgado de hurtos y delitos menores de 24hs y porque a diferencia de cómo se han tratado estos temas en Cataluña aquí seguimos sin darle garantía de Constitucionalidad a las ordenanzas municipales sancionadoras.

Es una contradicción que los municipios más ricos, incluso en tiempos de crisis, no puedan sufragar su seguridad, con la crisis este tipo de delincuencia aumenta y, por lo tanto, la inseguridad estaría desbordada sino fuera porque ahora más que nunca los cuerpos policiales están haciendo evidente su convicción de servicio.

No era normal que el pequeño y mediano comercio no abriera sus puertas ante la llegada masiva de cruceros, decía el equipo de Gobierno Popular, tampoco es normal que Palma sea diferente a multitud de ciudades turísticas por falta de seguridad que nos hace perder oportunidades de negocio.

El PLIE se compromete a designar policías reales detrás de las cámaras de seguridad, es un bochorno para el Ayuntamiento de Palma que los palmesanos averigüen que detrás de las cámaras de seguridad en Playa de Palma no hay nadie que las observe, ni efectivos que puedan coordinar medianamente una acción policial inmediata conjunta.

Cómo puede entenderse que el contrato laboral de la policía turística finalice antes de que acabe la temporada turística y que se les haya tenido que dar vacaciones desde mediados de octubre cuando más falta hacen.

No nos digan que no hay dinero, lo que falta es voluntad política y lo que sobra es delincuencia.

Recuerden que edificar una Playa de Palma con nuevos hoteles y edificios pero que tenga de base esta manera de hacer las cosas, la inseguridad, nos llevará a más de lo mismo, a los ghettos.

¿Quién no recuerda la magnífica barriada de Son Gotleu de los años 70 y en qué se ha convertido ahora? Fue en Son Gotleu, al principio de la legislatura, cuando la situación de inseguridad por las tensiones raciales se le escapaba de las manos al Consistorio, cuando la inseguridad abría informativos a nivel nacional. No dejemos que pase lo mismo en Platja de Palma cuando se le puede poner remedio hoy, ya hubo un conato de que podía pasar lo mismo que en Son Gotleu cuando se atropelló a un vendedor ambulante que huía de la acción policial a principios de la temporada de 2013 y ya hemos salido para nuestra vergüenza en los periódicos alemanes por la prostitución y el botellón.

El PLIE cree en una solución digna para este colectivo. Son agentes del orden, es de sentido común que deben tener un tratamiento adecuado, integrarse paulatinamente en los cuerpos de la Policía hasta que no haya que llamarles policías turísticos, sino policías locales.


 PALMA ANIMALISTA

Nuestro proyecto viene desarrollando una intensa labor contra el maltrato, sea cual sea. En poco tiempo nos hemos ganado el respeto y la simpatía de muchos colectivos animalistas en las Islas Baleares y en el ámbito nacional.

 Nuestras medidas municipales contra el maltrato animal son pioneras e innovadoras, pues el Proyecto Liberal pretende:

-      La coordinación de los centros de acogida S.O.S. Inter municipales que eviten que los animales abandonados acaben recogidos por el servicio de basuras.

-      Los centros de acogida S.O.S. Inter. Municipales tendrán asistencia veterinaria 24 hs. mediante el establecimiento de convenios con el Colegio de Veterinarios a tal efecto.

-         Protocolo asistencial para animales. La policía local cumplirá su labor de manera coordinada con los centros de acogida S.O.S. para animales maltratados, al tiempo que se propiciará una coordinación inmediata con las protectoras de animales para favorecer su chipado y adopción, con el fin de evitar que los animales acaben sacrificados en las perreras municipales.

-         Los principales parques caninos palmesanos presentan serias deficiencias por la conducta incívica de los ciudadanos. Se envenena el agua y se roban las bolsas dedicadas a la recogida de excrementos y el mantenimiento y limpieza suele ser deficiente respecto de las áreas no restringidas al uso canino. Hay que equiparar estas zonas como lugares normalizados dentro del parque, donde no se puedan cometer estas prácticas crueles contra los animales. El endurecimiento de las sanciones municipales contra los maltratadotes es importantísimo en esta área.

-         La declaración LEGAL de los animales como seres vivos sintientes y    NO como OBJETOS.

-         A nivel municipal se creará un departamento (defensor del animal) que bajo la preparación de un manual consultado al Colegio de Veterinarios , defenderá los derechos de los animales, comprobará las condiciones adecuadas de sus habitats y cuidados, enseñará a los ciudadanos mediante cursillos gratuitos consultas etc. cómo cuidar de sus animales y de la misma manera que existe la policía que enseña seguridad vial a los niños, este departamento formará a los niños en edad escolar sobre los derechos de los animales y sus cuidados.

-         Llevar a cabo en colaboración con entidades animalistas y veterinarios, campañas eficaces de esterilización, identificación y control sanitario de animales silvestres.

-         Tener un censo real de animales en el municipio, y del mismo modo que cuando se vende un arma se tiene que tener un registro del propietario desde el punto de venta, se haga así con los animales. Al saber cuantos animales vende una tienda, por su albarán de compra y entrada, también se deberá saber su venta y a quien. En los criaderos legales se hará de la misma manera. Y en el caso de los criaderos ilegales, su cierre inmediato hasta que cumplan con las normativas. Se dotará a los veterinarios de la potestad de notificar a las autoridades cualquier embarazo o parto para su inmediato seguimiento y control de las crías.

-         Prohibir el sacrificio en los centros de acogida de animales dependientes de las administraciones públicas.

-         Crear un listado de personas que NO SON APTAS para tener animales por sus antecedentes.

-         A quien le fuera o fuese retirado un animal por maltrato, condenarlo a su mantenimiento de por vida a parte de la pena judicial que le fuera impuesta, pero no a su cuidado que dependería de la administración publica hasta que fuese adoptado. Ese mantenimiento al que se le condenaría, su pago sería de la misma manera que se cobran las multas a través de la Agencia Tributaria, y estaría estipulado por el Col. De Veterinarios hasta que se formase un departamento adecuado. En caso de que el animal fuese adoptado, ese cobro de mantenimiento se seguiría realizando en favor de otros animales que estuvieran al cuidado de protectoras, hasta el fenecimiento del animal.

-         Crear un listado de maltratadores de uso y consulta pública. El derecho a la privacidad en ningún caso puede prevalecer sobre el derecho vulnerado de los animales y el todavía no vulnerado pero si posible en casos futuros, por sus antecedentes.

-         Crear un grupo de voluntarios, dependiente de las protectoras, con autorización y potestad para poder investigar centros de recuperación animal, tiendas, criaderos, zoológicos, etc. y con capacidad de denuncia ante las autoridades públicas y Juzgados.

-         Permitir el acceso a lugares y transportes públicos a todos los usuarios con mascotas, debidamente pertrechadas y controladas.

-         A nivel educativo, sean de obligado cumplimiento desde tempranas edades, dos horas semanales que se basen en la interacción con mascotas de refugios animales y de sus cuidados, necesidades, etc. Niños que desde pequeños aman a los animales, serán adultos que los querrán y respetarán además de, posiblemente, mejores personas.
-         Solicitar la adhesión al convenio europeo de protección de animales domésticos.

-         Ayudar activamente a los centros privados de protección y acogida de animales.

-         Adecuar las zonas actualmente autorizadas para recreo de animales, y ordenarlas por horarios y tamaños de los animales (en caso de los perros), además de aumentar las zonas autorizadas.

El liberalismo es un Proyecto, nuestras medidas son científicas, fruto del análisis de las necesidades reales de la población. ¡Conócenos!

Somos un partido político de ámbito nacional, de centro liberal y humanista que ha nacido en las Islas Baleares.

¿POR QUÉ PLIE?


Necesitamos seguridad jurídica, confianza, credibilidad y sobre todo compromiso para no crear polémicas estériles ni incertidumbres políticas que afecten al mercado. La marca liberal conlleva todas estas características. El mero hecho de ser liberales y humanistas nos obliga a identificarnos con los tejidos productivos de nuestra sociedad, sobre todo con la pequeña y mediana empresa, con los autónomos y los jóvenes emprendedores, en definitiva con la clase media. Para conseguir todo esto la persona debe ser soberana, y volver a ser el eje central de la economía. En definitiva, de lo que se trata es de humanizar el sistema económico devolviéndole a la persona el núcleo fundamental de obligaciones y derechos que las grandes empresas han ido acaparando.

No hay comentarios: